Irán 10 días Semana Santa 2019

Irán 10 días Semana Santa 2019

10 días
DIA ITINERARIO ALOJAMIENTO COMIDAS
1 España - Teherán. Hotel -
2 Teherán. Visita de la ciudad. Hotel D
3 Teherán - Vuelo a Yazd. Visita de la ciudad. Hotel D
4 Yazd - Naqs-e-Rostam - Persépolis - Shiraz. Hotel D
5 Shiraz. Visita de la ciudad. Hotel D
6 Shiraz - Pasagarda - Isfahán. Hotel D
7 Isfahán. Visita de la ciudad. Hotel D
8 Isfahán. Visita de la ciudad. Hotel D
9 Isfahán - Abyaneh - Kashan - Qom - Teherán aeropuerto. - D
10 Teherán - España. - -
D: desayuno
El itinerario podría ser modificado en caso de variación en frecuencia horario vuelos internos
Algunas visitas podrían modificarse en caso de cierre de monumentos por festivos locales

Precios

PRECIOS sin VUELO
por persona en habitación doble ¤
Mínimo 2 personas 1.495
Suplemento habitación individual 335
Salidas compartidas en destino mínimo 2 personas / máximo 20

Salidas

12/04/2019

Servicios incluídos

•         Vuelo internacional en línea regular
•         Traslados y transporte durante todo el recorrido
•         Alojamiento en hoteles turista 3***/4**** con desayuno
•         Guía local acompañante en castellano
•         Visitas indicadas con entradas incluidas
•         Seguro de asistencia médica incluyendo hasta 600¤ en gastos de cancelación

SERVICIOS NO INCLUIDOS
•    Tasas de billete de avión. Ver detalle en apartado Tasas
•    Visados. Ver detalle en apartado Documentación y Sanidad
•    Comidas y bebidas no mencionadas en programa
•    Gastos personales o extras en los hoteles
•    Servicios de maleteros en los hoteles y en el aeropuerto
•    Cualquier servicio no indicado en el apartado de servicios incluidos

Día 1. España - Teherán.
Presentación en el aeropuerto para salir en vuelo con destino Teherán. Asistencia la llegada y traslado al hotel. Vamos a descansar para prepararnos para el comienzo de este gran viaje. Al día siguiente nos esperan visitas en la capital que está situada al norte del país en una meseta a pie de los montes Alborz.
TEHERAN. La capital del país suele ser una de las puertas de entrada para el visitante, donde reina el caos de un tráfico indomable, donde conviven perfectamente la arquitectura moderna con palacios que nos adentran en otras épocas… Aquí conviven ocho millones de habitantes en la que está considerada como una de las urbes más importantes del mundo islámico. Teherán es el mejor lugar para conocer la cultura persa visitando sus numerosos museos, los mejores de Irán. Teherán es la intensidad de la vida que firmemente se deja sentir por doquier. 
Día 2. Teherán. Visita de la ciudad.
Después del desayuno nos espera un ajetreado día de visitas en la capital. En primer lugar, iremos al monumento histórico más antiguo de la ciudad, el Palacio Golestán. Obra maestra de la época de los Kayar, que encarna la fusión de la arquitectura y artesanía de épocas pasadas de Persia, con las corrientes artísticas occidentales. Continuaremos hasta el Museo Nacional para conocer su importante colección de antigüedades persas y por la tarde visitaremos el Museo de Joyas, una exposición excepcional de joyas de diferentes monarquías. A última hora daremos un paseo por el tradicional Bazar de Tajrish. 
Palacio de Golestán. El lujoso palacio de Golestán es una obra maestra de la era Qajar, que incorpora con éxito la artesanía persa con la arquitectura de influencias occidentales. El palacio fue durante 200 años residencia de la dinastía Qajar y no solo es un palacio, sino un complejo palaciego y muestra de la opulencia y el poder de los shas iraníes. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2013.
Museo Nacional de Irán. En 1937 se fundó en Teherán el primer museo de Irán y en la construcción del edificio se intentó al máximo que tuviese un diseño, tanto interior como exterior, acorde al uso que iba a tener. La fachada tiene la misma arquitectura que la del palacio de Firuzabad, en Fars, los ladrillos que la componen son del mismo color rojo oscuro que caracterizan los monumentos sasánidas. El arco de la entrada nos recuerda el arco de Ctesifonte, en las cercanías de Bagdad. El museo se divide en tres apartados: período prehistórico, período histórico y período islámico. El período histórico se divide a su vez en tres: aqueménides, arsácidas y sasánidas. Los objetos que se exponen de estos períodos son de un incalculable valor y tienen fama mundial. Uno de los valiosos objetos que alberga el museo son copas de oro halladas en los diferentes yacimientos de Tappeh Marlik, Tappeh Hasanlu y Kalar Dasht y que pertenecen al período histórico. También se exponen otras piezas de oro, algunas de ellas con 3000 años de antigüedad, así como piezas halladas en Persépolis y Susa, como inscripciones, columnas, ladrillos esmaltados, estatuas, figuras y otras piezas.
Museo de Joyas. Está situado en el interior de una caja fuerte en los sótanos de un banco, guardando una de las gemas con mayor valor en el mundo: el Darya-ye-Noor (Mar de Luz u Océano de Luz). De 183 quilates y con un peso de 36 gramos, posee un color rosa pálido difícil de encontrar en diamantes. Es el diamante rosa más grande del planeta.
Paseo por el Bazar-e-Tajrish. Estéticamente más atractivo y agradable para el turismo que el gran bazar, el bazar Tajrish en el norte de Teherán, es un gran lugar de compras con una vibrante sección de frutas y verduras frescas, así como los tradicionales dulces iraníes, artículos más cotidianos junto a las artesanías tradicionales y productos turísticos. El bazar fue construido acorde a los estilos arquitectónicos tradicionales de la época y aunque algunos arcos han sido destruidos al construir edificios cercanos, en su mayor parte el bazar se ha mantenido su arquitectura original.
Día 3. Teherán. Vuelo a Yazd.
A primera hora tomaremos un vuelo interno a Yazd, conocida también como la novia del desierto o Ciudad de las torres de viento. Una preciosa ciudad que conserva una impresionante arquitectura de barro. Visitaremos las Torres del Silencio, ubicadas en las cimas de dos cerros situados al sur de la ciudad ciudad y que sirvieron de lugar de inhumación, el Templo de fuego Zoroastro (Atashkadeh) que es la sede de los zoroastrianos en Yazd y el centro más importante de los seguidores de esta creencia en Irán y visita de la Mezquita Jame, obra maestra de la arquitectura islámico-iraní y el conjunto monumental de Amir Chakh Magh y su atractiva mezquita de tres plantas e impresionante fachada, cubierta por una espectacular cúpula verde. Terminaremos con una paseo por el antiguo barrio de Fahadan.
YAZD. Por aquí pasaron ilustres personajes de la historia como Marco Polo, Gengis Khan o Tamerlán. Marco Polo en sus crónicas relata la importancia de la ciudad como centro de tráfico caravanero y lugar donde se producía una tela confeccionada de seda y oro llamada “material yazdi” la cual se exportaba por todo el mundo. Durante muchos siglos Yazd fue la última parada de las caravanas antes de aventurarse a los peligros del desierto, al mismo tiempo era el primer oasis seguro que encontraban en el extremo occidental del desierto a su regreso de India y China, a través de la Ruta de la Seda. 
La arquitectura de la ciudad está perfectamente adaptada al rigor del clima. Las temperaturas son muy cálidas en verano, con máximas que superan los 40°, mientras que en invierno se alcanzan mínimas de -8º. La mayoría de las construcciones son en adobe, pero lo que verdaderamente llama la atención son las “torres del viento” llamadas badgirs por los persas, por encima de los tejados. Torres con una estructura muy ingeniosa que permite recoger el aire para refrescar los interiores de las casas y los depósitos de agua. Algunos de los monumentos están ligados al culto a Zaratustra, ya que es en Yazd donde permanece activo el reducto más importante de la religión zoroastriana de todo Oriente Medio.
Torres del silencio. Son grandes construcciones circulares a cielo abierto en las que los Zoroa¬trianos dejaban a sus muertos; éstos no incineraban ni enterraban los cuerpos, ya que considera¬ban que ello contaminaba el fuego, la tierra, el aire o el agua. En su lugar dejaban los cadá¬veres en estas torres, donde los buitres eran los encarga¬dos de dejar solo los huesos que luego se ente¬rraban. Esta antigua práctica desapareció hace años siendo sustituida en su lugar por una capa gruesa de cemento, colocada entre la tierra y el cuerpo, para evitar esta creencia de contamina¬ción de los ele¬mentos. Al lado de una de las torres existe un cementerio donde conviven tumbas antiguas y otras más actuales.
Templo de Fuego o “casa del fuego” es donde se encuentra la llama sagrada que sim¬boliza al dios Ahura Mazda. Tiene un ca¬rácter sagrado para los zoroas¬trianos y se dice lleva ar¬diendo 1.530 años, que fue sacado de un templo de Anahita y desde entonces pasó de templo en tem¬plo hasta llegar a Yazd en 1935. La llama está custodiada por unos guardianes, que cuidan de que nunca llegue a consumirse. El edi¬ficio está completamente gestio¬nado por los zoroastrianos y es a ellos a quien también pertenece, siendo mantenido económica¬mente por las aportaciones de sus fieles.
Mezquita de Viernes. Data del siglo XIV. El pórtico de entrada, un iwan alto y estre¬cho recubierto en su interior por estalactitas y sus dos minaretes, son quizás uno de los monumentos más altos y esbeltos del país.
Complejo Amir Chakhmaq. Conjunto formado por una pequeña mezquita del siglo XV y un bazar. La parte más espectacular es la portada del bazar, su fachada semeja el ivan de una mezquita, con dos esbeltos minaretes.
Old town (Fahadan). La parte antigua de la ciudad está construida acorde a la climatología de la zona: barro y paja, que mantiene el calor en el invierno y refresca en verano. Daremos un paseo para conocer sus laberínticas calles que nos descubrirán curiosos edificios cuyos techos finalizan en torres de viento. 
Día 4. Yazd - Naqhs-e-Rostam - Persépolis - Shiraz.
Hoy es el día de la esperada excursión a Persépolis, que visitaremos en ruta de camino a Shiraz. Haremos primero una parada en Naqhs-e Rustam, yacimiento de una antigua necrópolis, con hendiduras en un desfiladero que conducen a enormes cámaras funerarias e impresionantes relieves sobre las entradas. Seguiremos entonces hasta Persépolis.La vida de esta ciudad palaciega queda relegada a una etapa muy concreta de la dinastía aquémenida, que va desde que Darío I inició su construcción en 518 aC, hasta su destrucción e incendio por las tropas de Alejandro Magno el año 331 aC. En 1979 la Unesco incluyó Persépolis en la lista del Patrimonio de la Humanidad. Seguimos de camino hasta Shiraz. Al llegar visitaremos la Puerta del Corán, que según la creencia musulmuna ofrecerá protección y buena suerte para el trayecto del viajero que pase por ella. Y la Tumba de Hafez, el poeta más venerado de Persia.
Naqhs-e-Rostam. Fue el emplaza¬miento que Darío I y tres de sus sucesores eligie¬ron como lugar para ser enterrados. Estas tumbas presen¬tan una fachada en forma de cruz con una abertura en el centro, detrás de la cual se encon¬traba la cámara funeraria. La parte inferior de las tumbas se dejaba sin ningún tipo de ornamenta¬ción, mien¬tras que la parte media se decoraba con columnas y capiteles. La parte superior era donde se repre¬sentaba el rey al lado de un altar de fuego, sos¬tenido por las naciones vencidas. 
Persépolis. Sin duda alguna, el conjunto palaciego de Persépolis es el monumento más visitado en Irán. El complejo arquitectónico está formado por varios palacios a los que se accede a través de una escalera monumental; algunos de ellos conservan en la actualidad parte de su antigua gran¬dio¬sidad, a pesar de las destrucciones sufridas a causa de las guerras y el paso del tiempo. Darío I “el Grande” comienza la construcción de la que sería la sede de su imperio en el año 518 a. C., cons¬trucciones que conti¬nuarían bajo los reinados de Jerjes y Artajerjes. No tuvo ningún papel puramente administrativo en el imperio, pero si fue el lugar destinado a servir de marco para la cele¬bración de las fiestas del equinoc¬cio de primavera: el año nuevo iraní “Now Ruz”. La recepción de esta fiesta tenía lugar en el palacio de la Apadana, con una capacidad para 10.000 personas, y en la que Darío recibía a los monarcas de todos los estados vasa¬llos que ve¬nían a ofrecer su tributo anual al “Rey de Reyes” aqueménide. En el año 331 a. de C. fue des¬truida debido a un incendio pro¬vocado por Alejandro Magno en venganza por las continuas gue¬rras de los persas contra los grie¬gos, fue a partir de esa fecha que la ciudad quedó abandonada. El conjunto fue incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1979.
SHIRAZ. Decir Fars, de cuyo nombre deriva Persia, es referirse a la antigua cuna de la civilización persa. Fue la protagonista del nacimiento de Persia con Ciro el Grande y posteriormente de su renacimiento con la llegada del Ardeshir I en el 224 de nuestra era. En esta provincia se pueden admirar las ruinas de la antigua civilización aqueménide, desaparecida con la conquista de Alejandro Magno en el 334 a. C. y de la Sasánida, que fue derrocada en el siglo VII con la conquista de los árabes musulmanes. Pocas ciudades iraníes son tan equilibradas como Shiraz, ubicada en una verde llanura, a los pies de la montaña Allah-o-Akbar y bañada por el río Joshk. La población empezó a desarrollarse en su actual emplazamiento en tiempos de la dinastía sasánida. Uno de los momentos más delicados en su historia sucedió durante la invasión mongola, cuando se evitó que las hordas de Gengis Khan quemasen la ciudad. La irrupción de Tamerlán fue similar, entonces la solución fue una boda de compromiso entre una nieta de un monarca shirazí con el nieto de Tamerlán. Los sucesores del mongol dedicaron muchos esfuerzos en embellecer Shiraz. Aquel fue uno de los momentos cumbres de la ciudad, llegando a ser uno de los referentes de todo el mundo musulmán. Los reyes de la dinastía safávida continuaron edificando palacios y mezquitas. En el año 1766 Karim Khan, de la dinastía Zand, convirtió Shiraz en la capital del imperio y desde ese momento la dotó de majestuosos palacios y jardines. La llegada al poder de Agha Mohammad, el fundador de la dinastía qajar, significó la ruina para la ciudad al desposeerla de la capitalidad que trasladó a Teherán.
Actualmente a Shiraz se la conoce como “la ciudad de las flores y de los poetas”, no hay que olvidar que los poetas Hafez y Sa’dí vivieron y murieron aquí. Como urbe moderna es habitable, cultural, abierta y un centro de ciencia. Sus gentes son muy comunicativas y amables.
Tumba de Hafez (Hafezieh). El tranquilo jardín guarda el mausoleo del poeta Hafez, nacido en Shiraz en el siglo XIV y, para muchos, el mejor poeta que ha visto nacer Persia y unos de los mayores genios literarios que ha dado la humanidad. La tumba, también llamada Hafeziéh, está debajo de una glorieta sustentada por columnas y rematada por una cúpula que representa el sombrero que usaba el poeta. Es uno de los lugares más concurridos y queridos por los habitantes de Shiraz.
Día 5. Shiraz. Visita de la ciudad.
Hoy disfrutaremos de un completo día de visitas en Shiraz. Comenzaremos con la visita de la mezquita de Vakil dotada de un exquisito revestimiento de azulejos y su bazar, la Fortaleza Karim Khan, un recinto con forma de castillo con torres y muros decorados con dibujos geométricos de excelente trabajo en ladrillo. Continuaremos hasta el Jardín de Eram, de gran atractivo y belleza con un palacio en el interior, la Mezquita Nasir Al Molk, una edificación de gran belleza con unos llamativos vitrales de color que cubren gran parte de la fachada. Y finalizaremos con la tumba del poeta Saadi.
Mezquita Vakil. Fue construida bajo el reinado de Kharim Khan al que también debe su nom¬bre. Restaurada en el s. XIX es interesante sobre todo por su decoración en colores rosa y verde, si¬guiendo las influencias de la escuela de Shiraz. El acceso al patio con un estan¬que central, se hace a través de una sala octogonal cubierta con una cúpula de la que parten dos pasillos. El conjunto es una de las grandes obras maestras del período zand.
Bazar Vakil. Antiguo barrio comercial de Shiraz se compone de varios bazares de distintas épocas. El mejor y más famoso es el Bazar-e Vakil, una estructura cruciforme encargado por Karim Khan como parte de su plan para hacer de Shiraz un gran centro comercial. Las avenidas de ladrillo, amplios abovedados son obras maestras de la arquitectura Zand, que con este diseño mantienen el interior fresco en verano y cálido en invierno. Actualmente contiene casi 200 tiendas de venta de alfombras
Jardines de Eram. Los jardines públicos de la ciudad son especialmente famosos no solo por su belleza, sino también por convertirse en un punto de reunión y ocio para su población a lo largo del día, pero sobre todo al declinar del sol. Gran parte de los jardines de Eram se han convertido en Jar¬dín Botánico, en el centro se halla un palacio de la época Qajar, que fue residencia de gobernado¬res en la antigüedad. Resalta la blanca fachada de tres plantas adornada con azulejos, que repre¬sentan escenas heroicas del Libro de los Reyes escrito por Ferdowsi. Todo el conjunto está rodeado de pa¬seos con múltiples variedades de flores combi¬nando entre sí los cipreses y las palme¬ras.  
Mezquita Nasr El Molk (Nasir al-Mulk). Es una de las pocas mezquitas que se construyeron bajo la época qajar. Claramente recons¬truida, en la actualidad se puede visitar con su pórtico de entrada, cúpulas, ro¬bus¬tas columnas, así como los azulejos en diferentes colores que dan una gran variedad al recinto. 
Tumba de Sa’adi (Sa’adiyeh). Sa’dí de Shiraz, uno de los poetas más insignes de la literatura persa, para muchos el mejor escritor persa. Tras morir, fue enterrado en el mismo lugar donde vivía, hoy convertido en un bello jardín. Tanto el edificio como el jardín han sido restaurados y alterados innumerables veces a lo largo de los siglos pasados, aunque algo que siempre ha tenido ha sido su cúpula y un jardín a su alrededor. 
Día 6. Shiraz - Pasagarda - Isfahán.
Por la mañana, saldremos por carretera hacia nuestro siguiente destino, Isfahan. De camino visitaremos Pasagarda donde veremos la tumba de Ciro El Grande de los Arqueménidas. Isfahán es una de las ciudades más bellas e interesantes de Irán. La ciudad posee una extensa variedad de sitios construidos entre los siglos XI y XIX, donde se puede apreciar la fabulosa arquitectura islámica. Llegamos a Isfahan y disfrutaremos de la tarde con la visita de los antiguos puentes que cruzan el Río Zayande Rud. El río Zayande cruza la ciudad  desde el oeste hacia el este y a lo largo de su curso existen más de 10 puentes que sirven para comunicar la zona norte de Isfahán con los barrios del sur.
Pasargada. Está situado a 70 Km. de Shiraz y fue este lugar donde Ciro el Grande erigió la ca¬pital, coincidiendo con el mismo en el que Astyage había batido a la armada Meda. Esta batalla de¬cisiva, marca el principio de los años de conquista y formación del imperio Aqueménide. El estado de conser-vación de los restos arqueológicos de Pasargada es peor que los de Persépolis, estando es¬parcidos a lo largo de una gran llanura.  El monumento más representativo es la tumba de Ciro, que fue levantado poco después de su muerte en el año 530 a.C., un edificio aislado y austero de planta cuadrada y construido en piedra blanca calcárea.
ISFAHÁN. La más famosa descripción persa de la ciudad es “Isfahán es la mitad del mundo”, refiriéndose con ello al esplendor que adquirió durante los siglos XVI y XVII. Son muchos son los que dicen que es esta y no otra la ciudad más bella de Irán, quizás por ello la plaza haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Los principales monumentos son obra de un solo hombre el Sha Abbas el Grande, que hizo de la ciudad su capital en 1598. Constru¬yó grandes avenidas a lo largo del río, jardines, palacios, puentes y la plaza, convirtiéndola en una de las ciudades más bellas del siglo XVII y que aún conserva dicha belleza. Cuentan los histo¬riadores que esta era la “ciudad más próspera y moderna del mundo” con más de un millón de habitantes. Después de Sha Abbas I, otros monarcas, arquitectos, pensadores y artistas dejarían su huella en la ciudad.
Puente Shahrestan. Es uno de los once puentes que hay en Isfahán y de los pocos que no se han transformado en modernas vías de comunicación. Edificado en el siglo XIV, en la parte norte de la ciudad, es uno de los más antiguos y mantiene las características y materiales de su construcción original. 
Puente Khaju. Es posiblemente uno de los puentes más bellos del mundo. Tenía diferentes usos, pues además de puente, su función era también la de una presa cerrando las compuertas que se habían hecho en la parte inferior, tras lo cual se creaba un lago donde se lanzaban fuegos artificiales en los días festivos. En medio del puente hay un edificio conocido como Biglerbighí que estaba destinado a albergar de forma provisional al sha y a su familia. Está adornado con azulejos y pinturas y en el piso inferior está una de las más originales casas de té de todo Irán.
Puente 33 arcos (Si-o-se Pol). Fue construido en el año 1602 por orden del monarca Shah Abbas I y es uno de los símbolos de la ciudad. Está dotado de una arquitectura fina y adecuada a la ciudad de Isfahán; en la parte baja, que tiene contacto con el agua, se encuentran las arcadas bajo las cuales pasa el agua del río Zayandeh, y, en la planta superior, hay dos corredores cubiertos que está destinado para el paso de peatones.
Día 17. Isfahán. Visita de la ciudad.
Hoy nos espera un intenso día de visitas para conocer esta inigualable ciudad. Empezaremos por la Plaza de Imam. En 1979 la Unesco concedió a la plaza y a los monumentos que la bordean, la categoría de bien cultural del Patrimonio de la Humanidad. A continuación visita de la Mezquita de Imam, una de las obras maestras de la arquitectura mundial. La construcción de la mezquita impulsada por el Sha Abbas I se inició en 1612 y se terminó en 1638. Sus cúpulas y minaretes de ricos mosaicos azules son deslumbrantes y destacan por sus diseños florales y geométricos y su delicada caligrafía. A continuación visita de la Mezquita de Sheikh Loftollah, con una delicada cúpula rosa pálido de diseño inusual y el Palacio de Ali Qapou, un palacio residencial y ceremonial de los reyes safávidas. Paseo por el Bazar donde late la vida de Isfahán, los olores, los colores, el movimiento de la gente e incluso la resonancia del sonido es especial. En el famoso Bazar podremos perdernos entre el dédalo de callejones, patios, caravasares y galerías que conforman este enorme y laberíntico espacio lleno de vitalidad y sus famosas teterías.
Plaza del Imam. La plaza fue construida bajo el reinado del Shah Abbas en 1612 recibiendo el nombre de Plaza del Shah o de Naqsh-e-Yahan “Mapa del mundo”. Bajo el reinado de los monarcas safávidas se utilizó como campo para el juego del polo, conservando en la actualidad los postes que servían de porte-rías. No solamente es imponente por sus medidas -510 metros de largo x 165 de an¬cho- hecho que la convierte en una de las mayores del mundo, sino también por el conjunto de edi¬ficios que alberga. En el año 1979, la UNESCO la incluyó en el catálogo del Patrimo¬nio Mundial.
Mezquita del Imam. Se encuentra en uno de los extremos de la plaza y es una de las visitas obligadas de la ciudad. La enorme entrada a la mezquita se encuentra flanqueada por dos minare¬tes turquesas, para pasar a continuación a un iwan que da paso finalmente al recinto. La construc¬ción de la mezquita comenzó bajo las órdenes del Shah Abbas, siendo el edifico más grande que mandó levantar bajo su mandato. La estructura de la mezquita mantiene las formas claramente ira¬níes, de patio cen¬tral rodeado de pórticos y cuatro iwanes. Sus patios, minaretes, cúpulas, iwanes... así como las varia¬das ornamentaciones de finísimos decoradas, hacen incluir esta mezquita entre las grandes obras de arte más sobresalientes del país. 
Mezquita Sheih Lotfolah. Digna rival de la mezquita del Imam y otra de las obras maestras de la arquitectura del periodo safaví, se encuentra ubicada enfrente del palacio de Ali Ghapu. Como la anterior también fue mandada construir por el Shah Abbas el Grande en el año 1602 y debe su nombre a un teólogo de la época. El portal de entrada está recubierto de ricos mosaicos de moti¬vos florales en colores azul y amarillo, con esta¬lactitas de las más bellas y finas que se pueden admirar. Tanto el exterior como el interior poseen excelentes inscripciones realizadas a mano por el maes¬tro Ali Reza Tabrizi. Destacando sobre todos los ángulos de la gran plaza se admira la gran joya del arte persa: la cúpula de Sheih Lotfolah; no lo es solo por la finura de los motivos que la decoran, sino también por la armonía que existe entre ellos. 
Palacio de Ali Ghapu. Está considerado obra maestra del período Safávida y fue utilizado para alojar a embajadores y recibir a personalidades. Tiene seis plantas estando cada una de ellas decorada de una manera distinta en la que destacan los frescos, los mosaicos, la madera labrada, así como los trabajos en estuco y yeso.
Bazar. La visita es ineludible, aquí es donde se aprecia el latido de la vida de Isfahán. Los colores, los olores, el movimiento de la gente e incluso la resonancia de los sonidos son especiales. Es muy extenso, supera los cinco Km. de recorrido, desde la Plaza del Imán hasta la Mezquita del Viernes. Para aquellos que quieren conocer el verdadero Isfahán, deberán perderse entre el dédalo de callejones, patios, caravasares y galerías que conservan ese enorme y laberíntico espacio lleno de vitalidad.
Día 8. Isfahán. Visita de la ciudad.
Hoy continuaremos con las visitas de la ciudad, empezando por la Mezquita de Viernes, un increíble complejo con obras maestras de la arquitectura islámica. Es también la mayor mezquita del país. A continuación visitaremos la Catedral Armenia de Vank, cuyo interior está ricamente decorado con una mezcla de imaginería islámica y cristiana, y pasearemos por el antiguo barrio armenio. Continuaremos con el palacio Chehel Sotun, con una increíble entrada al pabellón, con sus veinte columnas de madera que, al reflejarse en el agua de la piscina, se duplican. A esto debe el nombre del palacio, ya que Chehel Sotun, en persa significa cuarenta columnas. Una vez en el interior los frescos y pinturas son impresionantes. Tarde libre para pasear por la ciudad.
Mezquita de viernes. Está construida a la manera clásica con un gran patio rodeado de cua¬tro iwanes. El iwan sur con dos minaretes es el que está decorado más ricamente, en tonos azules y tur¬quesas contrastando con los tonos ocres del interior. Detrás del iwan se encuentra la sala del mi¬rab que fue construida por Nizam al Molk, y una de las pocas que se conservan de la original que sobrevi¬vió a un incendio. El iwan norte es de época selyúcida con sobria y discreta decoración. En el iwan oeste, una pequeña sala alberga el mirab del sultán Uldajaitu Khodabendeh y una mezquita de in¬vierno.
Iglesia de Vank. La comunidad armenia, que habitó en el país dio lugar a la construcción de esta catedral, que hubo de ampliarse al poco tiempo de ser finalizada. El interior contiene espléndidos sus frescos en las paredes de una rara calidad de inspiración holandeses e italiana. Destacan en particular, las escenas de resurrección, el terrible Juicio Final y la representación de San Gregorio ajusticiado. Enfrente de la iglesia hay un pequeño museo con una muestra del desarrollo de la vida en Irán de la cultura Ar¬menia.
Palacio Chehel Sotoun (40 columnas). Construido bajo el reinado del Sha Abbas II en 1647 es una de las mejores representaciones de la arquitectura real persa de la época. El edificio principal se encuentra en el interior de unos jardines, en los que el pórtico princi¬pal se ubica el estanque con columnas reflejadas en el agua, de las que proviene el nombre del pala¬cio. El interior está decorado con espejos perfectamente trabajados, pinturas al fresco con represen¬tacio¬nes de escenas de la corte, episodios de guerras, miniaturas y espejos de colores.
Día 9. Isfahán - Abyaneh - Kashan - Qom - Teherán aeropuerto.
Saldremos a primera hora hacia Abyaneh, un pueblo de adobe rojo muy pintoresco en el que parece haberse parado el tiempo al observar su arquitectura, sus vestimentas tradicionales y escuchar su idioma diferente (persa pahlavi). Después visitaremos  Kashan, una de las ciudades más antiguas de Irán, un oasis en la orilla occidental del desierto de Kavir. Allí visitaremos el precioso Jardín de Fin,  la Casa de Taba Tabaye, una espléndida construcción con deliciosos detalles ornamentales y la Mezquita Agha Bozorg, que alberga una escuela coránica en su planta baja. Por la tarde visita de la ciudad sagrada de Qom y su increíble mausoleo (por fuera). A última hora de la tarde continuamos hacia el aeropuerto internacional de Teherán (IKA) para el regreso a España.
Abyaneh. Situado al sudeste de Kashan encontramos uno de los pueblos más pintorescos del país, a los pies el monte Kargas. La arquitectura tradicional en barro rojo, la lengua, considerada como una derivación directa del parto pahlavi, así como sus características ropas, son exclusivas en el país. Está incluido en la lista de Patrimonios de la UNESCO.
KASHAN. Situada junto al desierto de Dasht-e Kavir es una ciudad provinciana de mediano tamaño a medio camino entre Teherán e Isfahán. A unos kilómetros se encuentra el yacimiento arqueológico de Sialk Tappeh, un lugar que ya estaba habitado hace 7.000 años, lo que la convierte en una de las urbes más antiguas de Irán. De los tiempos históricos se tiene constancia que tanto los aqueménides como los sasánidas habrían construido palacios y otros edificios en el emplazamiento de la actual ciudad. Sin duda alguna conserva el más bello conjunto de casas tradicionales de Irán. Sus construcciones ordenadas alrededor de patios rectangulares, bordeados de uno o dos pisos y de ivanes, corredores, pasajes, pequeñas salas y cúpulas, están decoradas en con delicados estucos, pinturas murales y vidrieras de colores. Estas grandes residencias fueron construidas por adinerados comerciantes durante el siglo XIX.
Jardín de Fin. El diseño actual del jardín se remonta a la época del monarca safávida Shah Abbas I, pero la edificación original es anterior al siglo X. En la zona central y elevado sobre un canal está el palacio de Shotor Galu con dos pisos de altura. Un edificio moderno alberga el museo de Kashan dedicado a la historia de Irán. En ese jardín fue asesinado en 1852 Amir Kabir, el visir del monarca qajar Naser ad-Din Shah. Está incluido, junto con otros 8 jardines del país, en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO bajo la denominación de El Jardín Persa.
Casa Tabatai. Fue construida en la época Qajar y perteneció a un rico mercader de alfombras. Merece la pena pasearse admirando tranquilamente este bello edificio en el que destacan tanto la construcción, como los pequeños deta¬lles de ornamentación.
Mezquita medersa Agha Borzog. Situada entre el bazar y las casas señoriales, es una de las construcciones religiosas más curiosas que existen. Fue construida en la segunda mitad del siglo XIX y reúne en un mismo edificio dos recintos distintos en uno solo. El piso inferior lo ocupa una escuela coránica mientras que el superior está dedicado a la mezquita.
QOM. Ocupa el segundo lugar de peregrinaje por detrás de Mashad y primero como centro de enseñanza de teología en Irán, es por ello que cuenta con una numerosa población de mullah. Aquí estudiaron la mayoría de los más afamados ayatolas del país e incluso fue la cuna desde donde Jomeini impartió su doctrina. Qom “la santa” es una de las ciudades más conservadoras del país. Su consideración como ciudad santa le viene dada por encontrarse aquí ubicado el Mausoleo de Fátima hermana del Octavo imam Reza. 
Mausoleo de Fátima. Es uno de los monumentos más importantes de Qom y se encuentra en el centro de la ciudad. El complejo se ha ido ampliando con los años y actualmente posee varios patios, destacan sobre todo los dos minaretes entre los que se ve la cúpula que cubre el mausoleo cubierto de oro. La superficie del recinto sagrado con sus galerías, tres patios más las tres mezquitas, ocupa 38.000 metros cuadrados.
Día 10. Teherán - España.
Vuelo de regreso a España.
FORMALIZACION RESERVAS
Podrán realizarse vía email, teléfono o a través del formulario de la web.
Para confirmar la reserva es necesario:
- Nombre del viaje + fecha de salida
- Nombres y apellidos completos tal y como aparecen en el pasaporte de todos los pasajeros
- D.N.I. + dirección postal completa + teléfonos de contacto + correo electrónico
- Copia escaneada del pasaporte + 1 fotografía reciente tamaño carnet ambas en color. Escaneo limpio y claro en JPG o PDF, no son válidas fotografías hechas con el móvil
- También se indicará si se desea el seguro de ampliación de cobertura de anulación
El primer pago a realizar será del 40% del precio base + el 100% del seguro de ampliación de cobertura de anulación si se desea. Debe especificarse en dicho ingreso el nombre y apellidos del pasajero.
Enviar justificante de pago vía e-mail. No se considerará la plaza confirmada mientras no se reciba dicho justificante.
Cuentas bancarias BBVA ES30 0182 1300 170208510000
SANTANDER ES68 0030 7031 610298002273
CAIXABANK ES90 2100 0732 220200871947
KUTXABANK ES04 2095 0119 90 9103242284
LABORAL KUTXA ES55 3035 0134 41 1341041134
Esta es una ficha general, por lo que los datos aquí recogidos son meramente informativos, estando sujetos a posibles modificaciones tanto en itinerario, como precios y condiciones. En el contrato y documentación que se entrega al efectuar el pago final se detallan los servicios contratados definitivamente. “ Programa sujeto a las condiciones generales de nuestra página web” 
http://www.rutas10.com/archivos/201801/condiciones-generales-2018.pdf

Destinos por países