Tibet. Lhasa
4 días

Un país y a la vez un mito, el Tíbet alberga las montañas más altas y los ríos más sagrados del planeta. A pesar de la ocupación china, el techo del mundo sigue siendo un espacio mágico en nuestra memoria. Pese a la riqueza mineral de su subsuelo la población tibetana nunca explotó intensivamente sus yacimientos, ya que las creencias budistas, que reverencian a la tierra y a los seres vivos, impidieron una degradación ambiental; hoy impulsada por el gobierno chino. Este país fue durante siglos una monarquía clerical, dirigida por el Dalai Lama y los abades de los principales monasterios. Es un país abierto en el corazón de Asia, un lugar de encuentro para gentes y culturas muy diversas, cuyo único fin es la identidad tibetana. La diversidad lingüística es enorme y el dialecto de Lhasa sirve de vehículo de intercambio entre comunidades apartadas. Pese a su complejidad la población se reparte en dos grandes grupos: los pastores nómadas y los agricultores sedentarios.

La elevada meseta tibetana está sometida a temperaturas extremas y no puede nutrir una agricultura estabilizada. Sus pobladores son pastores nómadas que se desplazan con sus animales en busca de pastos esporádicos y frugales, que permiten su subsistencia.

Por todo esto, el Tíbet, denominado el “Techo del Mundo” es una importante región histórica, políticamente incluida en China. Sus peculiaridades derivan de su particular situación geográfica y de una población muy diferente al del resto de China. En el año 1950 el Tíbet fue cercado por ejército chino, el decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso, permaneció en la región hasta el año 1959, fecha en la cual estalló una importante rebelión. Una serie de violentos combates tuvieron lugar entre los nacionalistas tibetanos y los comunistas chinos en los que perecieron unos 90.000 tibetanos, exiliándose unos cien mil después de que lo hiciera el Dalai Lama. La mayor parte de estos refugiados se encuentran en la región de Dharamsala, n la provincia del Himachal Pradesh. Actualmente el Tíbet está sufriendo un continuo intento de homologación cultural por parte de China, pero los resultados de esta iniciativa están aún por verse.

Se puede viajar a este país, (actualmente región autónoma de China), de diferentes formas; quizá la más adecuada e interesante para lograr un más amplio conocimiento del país y de sus gentes, así como de su belleza paisajística y de sus entornos naturales, sea desde Katmandú por “carretera” hasta Lhasa y regreso de Lhasa en avión a Katmandú, también se puede efectuar a la inversa, todo depende de las normas que establezca la Oficina de Turismo China. Esto permite efectuar el itinerario que a continuación reseñamos y que consideramos puede ser el más interesante. Por supuesto comentamos el viaje organizado por Rutas 10, de todos modos, no se puede entrar al Tíbet por libre.

DIA RUTA HOTEL COMIDAS
2 Llegada a Lhasa. Hotel -
3 Lhasa. Visitas. Hotel D-A
4 Lhasa. Visitas. Hotel D-A
5 Lhasa. Salida. - D
D: desayuno A: almuerzo C: cena

Precios

PRECIO sin vuelo   
Mínimo 2 personas    900
Suplemento individual    285
Viaje compartido en destino
*Precio validos hasta febrero de 2020

Salidas individuales: Diarias

Servicios incluídos

•    Alojamiento con desayuno en habitación doble en hotel indicado.
•    Traslados y visitas en tour regular en inglés.
•    2 almuerzo en restaurante local.
•    Visado de Tíbet (Permiso).
•    Seguro de viaje incluyendo hasta 600.-Euros en gastos de cancelación.

SERVICIOS NO INCLUIDOS
•    Vuelos internacionales.
•    Tasas aéreas.
•    Visado de China.
•    Cualquier visita no mencionada como incluida.
•    Alimentación y bebidas salvo lo incluido.
•    Gastos personales, como lavandería, etc….
•    Propinas, (Propina mínima: 4$ P.P al guía local por día, 2$ P.P al chofer local por día, 1$ P.P al maletero cada vez.)
•    Cualquier servicio no especificado como incluido.

Día 1:  Llegada a Lhasa.
Llegada a Lhasa, capital del Tíbet. Llegada y traslado al hotel y alojamiento. Tarde libre para descansar y aclimatarse a la altura.

Lhasa, capital de la región autónoma del Tíbet, se encuentra a una altitud de 3.650 m. Su nombre significa “Ciudad Santa” y es el centro espiritual del país, ya que ha sido durante siglos la sede de los Dalai – Lama o dioses vivientes; aunque también es conocida como la ciudad del sol, ya que éste la ilumina durante muchas horas al año.

Fue fundada en el siglo VII por el rey Songtsen Guíalo en el valle del río Kyichu y fue identificada en el año 1328 con la mítica Shangai-La, por Odorico de Pordenone a causa de su posición geográfica y de sus edificios religiosos.

Es una ciudad muy antigua y en ciertos aspectos suspendida en el tiempo, emblema de la religiosidad y del culto budista, ya que aquí se encuentran algunos de los más importantes de Asia. En torno al palacio Potala y el templo Jokhang, se encuentra el Tíbet más auténtico, un lugar con numerosos comercios, recorrido por miles de peregrinos que acuden continuamente a visitar sus lugares sagrados. La parte antigua de Lhasa concentra a la población tibetana, mientras que los inmigrantes chinos se agrupan en barrios más modernos. Son dos zonas claramente diferenciadas; la parte antigua conserva bastante bien su carácter tradicional, con multitud de mercados callejeros a los que acuden los campesinos a vender sus mercancías, y la parte nueva, con un desagradable aspecto cuartelero que patentiza la ocupación china.

Día 2: Lhasa.
Desayuno en el hotel. Visita al Palacio Potala, construido en el siglo VII y ocupando un área de 41 hectáreas. Era la sede del gobierno de los Dalai Lamas de diferentes épocas. Almuerzo. Luego, visitamos al Monasterio Sera, sentado al pie de la Mt. Sera Wuzhi, en el Norte de Lhasa. Fue levantado en 1419 por orden del maestro Tsongkhapa, fundador del sector Glugbo. Alojamiento.

Potala Palace, el monumento por excelencia en Lhasa y el más conocido en Lhasa y en Tíbet, así como una de las grandes maravillas arquitectónicas a nivel mundial. 

El Potala es la residencia de los Dalái Lama desde que Lozang Gyatso lo fundara en el siglo XVII (año 1648) en Lhasa hasta 1959, fecha en la que el decimocuarto Dalai Lama se exilió a Dharamsala. Es un lugar sagrado para los budistas tibetanos donde numerosos peregrinos acuden cada año.

Monasterio de Sera, está situado a 5km de Lhasa y fue uno de los dos grandes Monasterios Gelugpas, después de Drepung. Fue fundado en 1419 y en sus buenos tiempos albergó a cinco escuelas de instrucción. 

Día 3: Lhasa.
Desayuno en el hotel. Visita al Monasterio Jokhang que está en la parte vieja de Lhasa, el lugar más sagrado del país. Es una combinación del estilo Tang con los de Nepal e India. Al final paseamos por la Calle Barkhor, famosa por su bazzar. Almuerzo. Finalizamos la visita en el Palacio Norbulinka, la residencia de verano del Dalai Lama. Alojamiento.

El Templo de Jokhang o Monasterio de Jokhang, es el más famoso de los templos budistas de Lhasa en el Tíbet. Es el centro espiritual de la ciudad y tal vez su atracción turística más famosa. Está considerado Patrimonio de la Humanidad junto  con el Palacio de Potala y el Palacio Norbulingka.

Barhor Bazzar situado al lado del Templo Jokhang, son unas calles llenas de peregrinos, de vida y sabor local, de tiendas y muchos puestos ambulantes. Es uno de lugares más populares de la ciudad y que han mantenido la cultura tibetana.

Día 4: Lhasa. Salida.
Desayuno en el hotel. Traslado al aeropuerto y fin de servicios.
 

Documentación.
Pasaporte con validez 6 meses a la fecha de entrada en el país y al menos dos hojas en blanco.

Visados
Para la tramitación del visado de entrada a China, hay que cumplimentar el formulario que se encuentra en http://www.visaforchina.org
Si quieres que lo tramitemos, una vez impreso y firmado, junto con el pasaporte original y una fotografía tamaño carné nos lo hacen llegar a nuestra oficina.
Necesitamos tener la documentación en nuestra oficina al menos 15 días antes de la salida del viaje.
Precio tramitación normal: 150.-Euros.

TIBET: Pasaporte en vigor con una validez mínima de 6 meses a partir de la entrada

Sanidad
No es obligatoria ninguna vacuna, aunque es muy recomendable la prevención contra el tifus y el paludismo.  Para una mayor información dirigirse al Departamento de Sanidad Exterior de tu provincia.

Consejos para la altitud (MAM) y la salud: Viajar a Tíbet es una aventura por su altitud que conlleva un cierto esfuerzo físico.  Si bien la mayoría de los visitantes no les afecta la altitud, el tiempo de adaptación no es igual para todos, que alguien pudiera sentir ligeramente los efectos de la altitud: dolor de cabeza, falta de apetito, trastorno estomacal, efectos que suelen desaparecer en la mayoría de casos en cuestión de horas.  Aconsejamos durante este periodo beber agua, andar despacio, no hacer esfuerzos …

Botiquín de uso personal incluyendo medicamentos genéricos para varios usos, así como específicos en caso de que se esté bajo algún tratamiento particular.

Información válida para ciudadanos con pasaporte ESPAÑOL, otras nacionalidades consultar.
 

Destinos por países