• Cinco destinos para lectores viajeros

Cinco destinos para lectores viajeros

Si devoras los libros y te apasiona viajar, acompáñanos en una ruta por diferentes ciudades unidas a la literatura. En ellas, las librerías, cafés, bibliotecas y centros culturales son lugares de culto y seña de identidad de la urbe. Te descubrimos cinco destinos para lectores viajeros donde vivir experiencias que te acerquen a tus autores y obras favoritas.

Librería El Ateneo de Buenos Aires

¿Qué te parece recorrer calles y rincones que han pisado los protagonistas de tus libros de cabecera? ¿O conocer el hogar de los que amas como escriben? ¿O los cafés que frecuentaban? Son numerosas las ciudades que guardan entre sus piedras preciados recuerdos literarios o han servido de inspiración a clásicos y modernos escritores. No podemos recoger todas en un post, pero sí seleccionar cinco destinos para lectores viajeros que nos fascinan.

Ciudades literarias

La relevancia que han ido adquiriendo estas ciudades animó a la Unesco a incluirlas en la Red de Ciudades Creativas. Un proyecto que inició en 2004 con el objetivo de conservar la tradición literaria en el mundo. Entre las elegidas, tres tienen el título de Ciudad Literaria, pero son muchas más entre ellas dos españolas. ¿Sabías que Granada y Barcelona forman parte de esta red desde 2014 y 2015, respectivamente?

Aquí tienes nuestra selección de los cinco destinos para lectores viajeros.

1.- Edimburgo, Escocia

Castillo de Edimburgo en Escocia

No podía ser de otro modo. El primero de los cinco destinos para lectores viajeros es la capital escocesa, primera en conseguir el título de la Unesco. La literatura se respira en sus calles y también entre sus ciudadanos. Su Festival Internacional del Libro es el mayor del planeta y cada agosto reúne cerca del millar de escritores. La ciudad se llena de vida con lecturas, conferencias, exposiciones y actos para los más pequeños. También ha acogido la celebración de uno de los galardones literarios más prestigiosos de habla inglesa: el Premio Booker Internacional.

Es un placer recorrer sus calles y descubrir las más de 50 librerías, entre ellas, la biblioteca móvil más antigua que se conoce inaugurada en 1725. En sus antiguos cafés, la autora de la saga Harry Potter, JK Rowling, escribió las primeras páginas de la archiconocida serie.

Sin duda, Edimburgo es una potencia literaria. Es la cuna de tres grandes de la literatura: Arthur Conan Doyle, creador del célebre detective Sherlock Holmes y su inseparable doctor Watson; Walter Scott, considerado el pionero de la novela histórica con su obra Ivanhoe; y Robert Louis Stevenson, que escribió La isla del tesoro, con la que ha despertado el amor por la lectura en muchos adolescentes o su Dr. Jekyll y Mr. Hyde que dicen gestó en tres intensos días tras una pesadilla nocturna. Más cercano en el tiempo, Ian Rankin nos ha regalado su incorregible y taciturno inspector Rebus.

Los lectores viajeros no pueden perderse:

  • la histórica Biblioteca Nacional de Escocia y su acogedor café
  • la Biblioteca Escocesa de Poesía ubicada en uno de los mejores edificios escoceses modernos
  • el Museo de los Escritores, que rinde homenaje a tres escritores escoceses (el poeta Robert Burns, Walter Scott y Robert Louis Stevenson) en una casa histórica de 1622
  • el Centro Escocés de Cuentacuentos, donde disfrutar de lecturas, representaciones teatrales y musicales, festivales y exposiciones de temática literaria
  • la visita de la residencia de Robert Louis Stevenson
  • los escenarios donde J.K Rowling dio vida a Harry Potter
  • el monumento a Sir Walter Scott
  • la estación ferroviaria de Waverley, que es la única en el mundo que lleva el nombre de una novela

Foto: Kevin Phillips- Pixabay

2.- Iowa, Estados Unidos

Iowa ciudad literaria de la Unesco

La discreta ciudad el Medio Oeste americano fue la tercera Ciudad de la Literatura en sumarse a la lista de la Unesco en 2008. Su universidad fue el regalo del estado a la ciudad cuando, en 1857, se decidió que Des Moines sería la nueva capital. En ella se creó el primer Máster de Escritura Creativa de Estados Unidos en 1936, el Iowa Writers’ Workshop, y tiene el honor de haber sido el centro de estudios en el que se han formado 25 Premios Pulitzer. A muchos de ellos se les rinde homenaje en un ‘paseo de la fama’. 

La que fue antigua capital del estado de Iowa celebra una feria anual del libro y concursos literarios. Se ha convertido en un destino cultural fascinante para disfrutar de un paseo literario, museos, teatros y festivales. Entre los eventos relacionados con la escritura destaca el Iowa City Book Festival o el One Book Two Book dirigido al público infantil para reconocer su talento literario.

Además, cuenta con una de las librerías más emblemáticas de Estados Unidos, la independiente Prairie Lights, a la que acuden clientes como el expresidente del país Barack Obama. Se ubica en el espacio donde una sociedad literaria local albergó en los años treinta a poetas como Langston Hughes y E. E. Cummings.

Muchos de los residentes de Iowa City están vinculados con la universidad, de hecho vivido algunos de los mejores autores contemporáneos norteamericanos como Flannery O’Connor, John Irving, Ann Patchett, Raymond Carver o Curtis Sittenfeld, entre otros.

Los lectores viajeros no pueden perderse:

  • la Casa Dey, sede del taller de escritura, para visitar su biblioteca y archivos o asistir a una lectura de estudiantes
  • el Museo de Arte de la Universidad de Iowa y sus interesantes exposiciones
  • el edificio del antiguo Capitolio para explorar el lugar en que se reunía antiguamente el gobierno. 
  • la City Plaza, una zona peatonal también conocida como el Ped Mall con música en vivo casi todos los fines de semana
  • el Paseo Literario en Iowa Avenue con las placas dedicadas a 49 escritores de renombre
  • las Little Free Libraries, pequeños depósitos de libros públicos para que los niños puedan intercambiar libros
  • la Feria del Libro de Iowa, si viajas en verano, que reúne a los más prestigiosos autores internacionales
  • la sala de teatro Englert, que data de 1912 y se reformó en 2004 para acoger actuaciones en directo de artistas de renombre internacional y talentos locales
  • la Librería Embrujada, que es la más antigua de la ciudad en la venta de libros de segunda mano. Podrás encontrar más de 50.000 entre libros usados, raros y descatalogados apilados en estanterías que van desde el suelo hasta el techo
  • la Java House, una cadena de cafeterías locales que ofrece lecturas y exposiciones de arte

Foto: David Mark – Pixabay

3.- Buenos Aires, Argentina

Café La Perla en el barrio de La Boca

Si los cafés y bistrós parisinos de la margen izquierda del Sena y los alrededores de los Jardines de Luxemburgo se convirtieron en la segunda residencia de los grandes literatos de los siglos XIX y XX, al otro lado del charco, Buenos Aires tomó el testigo. La ciudad de los cafés y los intelectuales es el tercero de los cinco destinos para lectores viajeros. 

La ciudad porteña es uno de los grandes exponentes culturales de Latinoamérica. No solo es la metrópoli con más teatros del mundo, cuenta con 140 museos públicos y privados, bibliotecas y convoca la Feria Internacional del Libro más grande de habla hispana. Durante tres semanas, acuden al evento un millón largo de visitantes para disfrutar de la oferta literaria y charlas de prestigiosos escritores y científicos. 

Pero los cafés literarios brillan con luz propia en esta escena cultural. Son el lugar de encuentro en la vida cotidiana y literaria de Buenos Aires. Cortázar, Borges o Bioy Casares bebieron de esta ciudad en sus escritos. El Bar London es el escenario en el que Cortázar comienza y concluye su obra Los premios. Borges no faltaba cada sábado desde las 11 de la noche hasta el amanecer a la cita en el legendario Café La Perla del Once, reconvertido en pizzería en 2017. Bioy Casares era un habitual de La Biela y siempre ocupaba la mesa número 20, donde reflexionaba y escribía y, a menudo, le acompañaba su amigo Borges. Hoy, una escultura de ambos sigue ocupando esa mesa.

Literatura y café confluyen de tal forma que las librerías también incluyen las dos propuestas: libros y café. Clásica y Moderna, Margot, El Ateneo o Eterna Cadencia son ejemplos emblemáticos. En esta última es habitual encontrar a escritores aficionados recitando poemas en el café del salón principal, donde los compradores pueden sentarse a leer, comer y charlar.

Los lectores viajeros no pueden perderse:

  • la librería El Ateneo (en la primera imagen del post), que en origen era un teatro y hoy alberga una gigantesca tienda de libros. En su antiguo escenario se puede disfrutar de un delicioso café mientras lees
  • el Café Tortoni, meca de la intelectualidad porteña. Fundado en 1858, en él se organizaron numerosas tertulias literarias entre periodistas, escritores y poetas destacados como Allende Iragorri. 
  • la Villa Ocampo, situada en San Isidro a unos 20 kilómetros del centro de Buenos Aires. Aquí vivió la escritora Victoria Ocampo, quien tuvo como invitados a personalidades como Malraux, Ortega y Gasset, Camus o Huxley. Se puede visitar la biblioteca, habitaciones y el salón en el que se reunían.

Foto: Eduardo Sánchez – Unsplash

4.- San Petersburgo, Rusia

Museo Dostoyevski en San Petersburgo

Museos, palacios aristocráticos, hermosos parques, majestuosos templos y magníficos monumentos componen la estampa más famosa de la ciudad. Por eso, se la conoce como el ‘museo al aire libre’ o la ‘ciudad de las musas’. Pero, Piter, como la denominan coloquialmente sus habitantes, es también una ciudad literaria en la que se entrelaza su devenir con la vida y obra de los escritores rusos. Poetas y escritores como Pushkin, Dostoyevski, Nabokov, Lérmontov, Blok o Yeseni están ligados a la que se considera una de las urbes más bellas del planeta.

Alexander Pushkin, principal poeta ruso, vivió en la ciudad casi toda su vida. También, Nikolai Gógol poeta y dramaturgo que satirizó la cultura zarista y fue inspiración para los grandes de la generación posterior: Turguénev, Dostoyevski y Tolstói.

La hermosa ciudad también fue la cuna de la Edad de Plata de la literatura rusa, donde destacan Blok y el matrimonio Nikolái Gumiliov y Anna Ajmátova. El poeta Gumiliov fue fusilado y el hijo de la pareja, el historiador Lev Gumiliov, fue juzgado y encarcelado. El segundo marido de Anna Ajmátova fue el especialista en arte Nikolái Punin, que también fue juzgado y falleció en los campos de concentración estalinistas. A pesar de todo, ella se convirtió en una de las poetisas de mayor renombre del siglo XX.

Serguéi Dovlatov, considerado uno de los literatos rusos más importantes de los últimos años, también vivió en San Petersburgo, donde se mudó su familia cuando era un niño. Frustrado por la falta de libertad emigró en 1979 a Nueva York. Una de sus obras más famosa, La maleta, cuenta los artículos que escogió para llevarse cuando decidió salir de la URSS. Falleció a los 48 años y hoy su talento está reconocido en Rusia. Un recorrido similar tuvo Joseph Brodsky, premio Nobel de Literatura que nació en San Petersburgo, y también tuvo que huir. Pese a su temprano fallecimiento está considerado uno de los mejores poetas del siglo pasado.  

Los lectores viajeros no pueden perderse:

  • la casa museo de Pushkin ubicada cerca de la plaza del Palacio Real
  • el Literary Café, donde Pushkin cenó por última vez antes de morir en un duelo
  • la casa museo de Ajmátova, que se inauguró en 1989 durante la Perestroika después de 23 años desde su muerte. Se puede apreciar el estilo de vida soviético donde la cocina era el lugar en el que los intelectuales podían charlar con libertad
  • la casa donde Dostoyevski pasó sus últimos días (en la imagen) y escribió Los hermanos Karamazov. Se han recreado seis habitaciones y se conservan objetos personales
  • el cementerio Tikhvinskoe, en el monasterio de Alexander Nevsky a las afueras de San Petersburgo, donde está enterrado Dostoyevski
  • la casa museo de Nabokov, autor de la controvertida Lolita. El edifico modernista fue la antigua mansión familiar y cuenta con una valiosa exposición ubicada en el comedor, el recibidor y la biblioteca de la casa

Foto: Dvorianova – Pixabay

5.- Bucheon, Corea del Sur

Museo del Manhwa en Bucheon Corea del Sur

En 2017, Bucheon fue incorporada como Ciudad Literaria de la Unesco. Es el último de nuestra selección de cinco destinos para lectores viajeros. Situada entre Seúl e Incheon, la bulliciosa ciudad ha sido el hogar de escritores famosos como Mok Il-sin, Yang Gui-ja, Jeong Ji-yong y Pearl S. Buck. La reconocida autora estadounidense escribió dos novelas ambientadas en Corea del Sur y trabajó en esta metrópoli en la década de 1960 con los huérfanos de la Guerra de Corea.

Desde 2006, la ciudad celebra el Festival Pearl Buck. Otros eventos literarios que convoca son el Festival del Libro de la Ciudad de Bucheon y el Festival Literario de Suju, que celebra las obras del poeta nativo Byeon Yeong-ro.

Cuando se pasea por la ciudad es habitual encontrar calles, puentes y parques conmemorativos que llevan el nombre de alguno de los autores y poetas mencionados. Por ejemplo, Buck y Ji-yong tienen senderos literarios especiales que recorren lugares significativos de la ciudad.

La literatura y las actividades desarrolladas en torno a ella han jugado un papel crucial en el desarrollo social de la urbe. Tras su nombramiento como Ciudad Literaria se ha comprometido a garantizar mayor acceso a los libros, a la educación y a sensibilizar a las generaciones más jóvenes con programas y eventos para fomentar la lectura y niños. 

Los lectores viajeros no pueden perderse:

  • la Calle de la Poesía y las Flores dedicada a los poetas de la ciudad
  • los cafés de libros como el Café 21 Street, el Café Kongbang y el Café Dongnae, todos ellos situados en la calle frente a la Biblioteca Sangdong 
  • el Museo del Manhwa de Corea (en la imagen) con una rica colección dedicada a la cultura del cómic y la animación

Foto: Travel Oriented – Flickr

Fotos apertura: Jonah Benz (Melbourne) y Jeison Higuita (Buenos Aires) – Unsplash

    Añadir comentario

    Qué llevar en la maleta a Islandia
    Qué ver en el Museo Nacional de la Civilización Egipcia