La Montaña de Siete Colores en Perú

Categorías: América | Perú | Trekking

Se podría decir que es la única consecuencia positiva derivada del calentamiento global. La Montaña de Siete Colores (Vinicunca) en la región de Cuzco, Perú, se ha dejado ver debido al deshielo de su suelo. Su espectacular riqueza cromática proviene de la erosión durante millones de años de sus ricos suelos minerales. Por encima, se divisa el nevado Ausangate, que es la principal montaña de la cosmovisión andina. Te contamos todos sus secretos.

Visitar Vinicunca

Maravilla natural

Vinicunca, que en quechua significa Cerro de Colores, también es conocida como la Montaña de Siete Colores o Montaña Arcoíris (Rainbow Mountain), pero los pobladores de esta zona la denominan Cerro Colorado. Tiene casi tantos nombres como colores, sin embargo es un espacio natural único y de una belleza impresionante que debe su increíble coloración a la riqueza de minerales que alberga su suelo. Para conocer esta maravilla de la naturaleza, que tiene una altitud de 5.200 metros sobre el nivel del mar, hay que viajar hasta Perú, en concreto hasta la provincia de Quispicanchis en el departamento de Cuzco.

Nevado Ausangate

Leyenda andina

La Montaña de siete colores está ubicada en el camino al nevado Ausangate (6.372 m), uno de los picos más altos de los Andes peruanos y considerado el apu más importante de la cosmovisión andina. Los apus son los espíritus de las montañas, por lo general las más altas de la región, que protegen a los pueblos de los Andes desde la época de los incas. Se comunica con ellos a través de rituales y se realizan ofrendas para pedirles protección y prosperidad para el año siguiente.

Todavía hoy se conservan estas tradiciones que suelen celebrarse en agosto porque es cuando los pobladores creen que la Pachamama (Madre Tierra) está sedienta y hambrienta, y necesita alimentos para coger fuerza y energía. Más allá de la leyenda, su visión también es impresionante e inolvidable.

De camino a la Montaña de Siete Colores

Pero volvamos a la Montaña de Siete Colores y la experiencia increíble que supone llegar a su cima para disfrutar de la hermosa y colorida vista con pigmentaciones rojizas, pardas y verdes amarillentas.

La salida se realiza desde Cuzco y requiere de un importante madrugón, hay que estar en pie a las 3:00 de la mañana para hacer un recorrido de unas tres horas hasta el valle de Vinicunca. Aquí, en una tienda cocina se tomará un desayuno que, recomendamos, sea ligero para evitar molestias con la altura.

Caballos para subir a Vinicunca

Reservar las fuerzas

Tras coger fuerzas, se inicia la caminata por una suave pendiente que, sin embargo, puede resultar agotadora. No hay que olvidar que se estará a una altitud de 4.480 metros. Pero la belleza del valle, animado por la gran cantidad de alpacas y llamas que pastan en él, será de gran ayuda para avanzar. También despertarán tu atención las llamativas vestimentas de los pobladores que suben y bajan guiando a los visitantes que realizan este recorrido a caballo.

Después de superar una pequeña loma, se divisa por primera vez el Cerro Colorado y a mitad de camino más o menos, a mano derecha, aparecerá el Nevado Ausangate lo que aumenta la espectacularidad del paisaje.

Llamas en Perú

Poco a poco nos vamos acercando al final del valle y un último esfuerzo nos conduce al collado, que está a 5.030 m. Este punto es desde donde mejor se aprecia la coloración del cerro, que siempre depende del día que haga: soleado, nuboso, con algo de neblina…

El tiempo que dura la ascensión dependerá de la forma física de cada viajero. Para quienes estén acostumbrados a caminar en la montaña y a la altura, les resultará más cómodo y realizarán la subida en dos horas y media o tres horas y media. Pero merece la pena llegar arriba. El entorno es sobrecogedor: de frente, la Montaña de Siete Colores; detrás, el majestuoso Ausangate; y a derecha e izquierda, dos hermosos valles.

Visitar el Valle Rojo en Perú

El Valle Rojo

Una vez aquí, quien se encuentre con fuerzas, puede acercarse tras un pequeño recorrido a contemplar el Valle Rojo, una extensión de arenas rojiza que también dejará boquiabierto al viajero.

El camino de regreso hasta el punto de inicio se realiza con tranquilidad y sabiendo que en la tienda cocina espera una deliciosa comida. Tras este descanso de otras tres horas y media, se realiza el viaje de regreso a Cuzco, donde se llega en torno al atardecer.

Viajero en la montaña de siete colores

De viajero a viajero

Por los años que llevamos organizando rutas singulares, al equipo de Rutas 10 nos gusta compartir con nuestros viajeros algunas rutinas que una vez de viaje suelen venir muy bien. Además de unos consejos generales, en el caso de este itinerario de gran altura os comentamos algunas cuestiones concretas:

– Como la ruta hasta la Montaña de Siete Colores requiere realizar ascenso y un descenso, hay que estar físicamente preparados para los cambios del clima y de la altura. Es recomendable, pasar un par de días o tres en la ciudad de Cuzco para aclimatarse antes de iniciar la caminata.

– También es aconsejable llevar vestimenta adecuada para el frío por capas, de manera que cada uno pueda ponerse más ropa o quitarse en función de sus necesidades. Las prendas imprescindibles que se deben llevar:

  • Chubasquero
  • Ropa de abrigo: forro polar y anorak
  • Guantes
  • Crema protectora contra el sol
  • Gorro y sombrero
  • Gafas de sol
  • Botas o zapatillas para la caminata
  • Polos de manga corta
  • Cantimplora o botella de agua
  • Bastones de trekking

– La mejor época para visitar la Montaña de Siete Colores es el mes de agosto, por ser la estación seca para disfrutar del espectáculo cromático en todo su esplendor. Sin embargo, no hay inconveniente en otros momentos del año, si bien es preferible evitar los días de lluvia en diciembre, enero y febrero, así como las nevadas.

Si quieres ver mas imágenes de la ruta, entra en esta presentación y déjate guiar por la experiencia de uno de nuestros viajeros.

Fotos: Adolfo Extebarria

 

  • julie
    16 julio, 2019

    Tour a la montaña de 7 colores, bellisima!
    Fuimos en van desde el hostel, pusieron buena música, manejaron pensando en los pasajeros, muy amable el guía abel. El tour cuenta con desayuno y almuerzo rico, el almuerzo tipo buffet. Todo a muy buen precio. Había suficiente tiempo para llegar a la cima de la montaña y volver sin apurarse, la verdad todo estuvo muy bien organizado.

  • Montaña de Colores - vinicunca
    7 febrero, 2019

    Hola! Gracias tus consejos son muy buenos, estoy seguro que me ayudaran un montón para mi proximo viaje a la montaña de los 7 colores, Sin embargo escuche que hay una nueva ruta para llegar a la montaña de colores.. Lei este articulo https://www.tourvinicuncaperu.com/nueva-ruta-de-acceso-a-la-montana-de-7-colores/ . El cual me parecio muy interesante.
    Espero sus comentarios de este nuevo trayecto. Saludos Miguel.

  • Inka Time
    1 noviembre, 2018

    Hola gran información, sin duda la montaña de colores es uno de los pocos lugares únicos en el mundo, pero lo que lo hubiera echo aun mejor es descender por el Valle Rojo, una caminata mas larga pero que vale realmente la pena. No se arrepentirá.

  • Motaña de colores
    24 octubre, 2018

    ¡Hola! Estoy Encantada con tu post, en realidad hay mucha información muy útil, te agradezco por compartir una experiencia tan maravillosa y hacer que más personas se interesen en hacer recorridos por esta Peru.
    Por la fama que hoy tiene la montaña de colores Actualmente hay dos rutas, una de ellas es Pitumarca y la otro por Cusipata, la Ruta por Pitumarca es la siguiente: Cusco – Pitumarca – Checacupe – Quesino – Vinicunca y la ruta por Cusipata, Cusco – Quiquijana – Phulawasipata – Montaña Vinicunca.
    Quien escribe es Angela guía de turista en la Ciudad del Cusco.
    Saludos.

Añadir comentario

África en camión: aventura en estado puro
Ruta de la seda, el mejor viaje del mundo