• Qué ver en Alaska, la última frontera

Qué ver en Alaska, la última frontera

Tierra de glaciares, frondosos bosques, indómitos ríos, mares y fiordos salpicados de islas, Alaska es uno de los rincones del mundo más espectaculares. La belleza de sus paisajes impresiona y su historia, impregnada por el legado ruso y la época de la fiebre del oro, también. Te contamos qué ver en Alaska, un viaje por la última frontera.

que_ver_en_alaska

Pistas para viajar a Alaska

Si eres un amante de la naturaleza en estado puro, Alaska brinda un recuerdo imborrable. En enero de 1959 fue el penúltimo territorio en entrar a formar parte de Estados Unidos y hoy es el de mayor extensión, pero también el menos poblado. Anchorage es la ciudad con más número de habitantes del estado y se estima que concentra el 40% de la población total.

Es un destino único en el que las vistas te dejan clavado por minutos e invita a vivir la aventura. Un paraíso que la naturaleza ha ido esculpiendo a través de los siglos y cuenta con el plus de disfrutar del sol de medianoche para quienes viajan en verano y de las auroras boreales para los que deciden iniciar la ruta en invierno.

Aquí tienes nuestra selección de los parajes naturales que no debes perderte y de las localidades que te permitirán conocer la historia de esta tierra inhóspita pero de una hermosura estremecedora. Para saber qué ver en Alaska, sigue estas pistas.

Parques nacionales de Alaska

 

1. Parque Nacional Denali

Una de las principales atracciones de Alaska son las imponentes torres de granito y las cumbres nevadas del Parque Nacional y Reserva Denali, que a menudo se pierden entre las nubes. En el horizonte se alza el monte Denali, que en 2015 siendo presidente Barack Obama recuperó esta denominación reclamada por los nativos en las últimas cuatro décadas. Con sus 6.194 metros es la cima más alta de Norteamérica y un lugar considerado sagrado por los pobladores nativos.

Pero este parque también es el hogar de diferentes especies de mamíferos como los singulares alces y un lugar desde donde avistar aves, entre ellas la impresionante águila dorada. Además, permite ver en su hábitat natural deambulando en libertad a caribúes, lobos y osos.

parque_nacional_denali

2. Parque Nacional Wrangell-San Elías

Las vistas dejan sin aliento al visitante. En este parque convergen cuatro grandes cordilleras y dentro de sus fronteras se encuentran nueve de los 16 picos más altos del país, como el monte San Elías y el Logan. Un terreno salvaje, montañoso y abrupto, poco visitado pese a su espectacularidad.

Su abundante fauna incluye ovejas de Dall y cabras montañesas en la región alpina, caribúes alrededor de las montañas Wrangell hacia el norte y alces en las zonas de pantanos y arbustos de las tierras bajas. También es posible ver algunos rebaños de bisontes, así como osos negros y pardos caminando por el parque.

3. Parque Nacional de los Fiordos de Kenai

Se creó en 1980 para proteger este paraíso de glaciares al pie de la localidad de Seward. La nieve y el hielo cubren una gran parte del parque y en él se encuentra uno de los cuatro campos de hielo que quedan en Estados Unidos. Observar sus grandes glaciares que desembocan desde las altas montañas hasta el mar, rodeados de verdes bosques que llegan hasta las olas es un espectáculo impresionante. Los paseos en crucero para disfrutar de los glaciares permiten ver desde la cubierta nutrias marinas, leones marinos de Steller, focas de puerto y marsopas de Dall, orcas, ballenas enanas, jorobadas y de aleta. 

Si eres un viajero aventurero, los fiordos de la costa son un sueño para los amantes del kayak, que pueden hacer uso de un barco para llevarles y recogerles.

que_visitar_en_alaska

Fiebre del oro en Alaska

En la frontera entre Alaska y Canadá discurre el río Yukón, que da nombre a una región canadiense poco explorada y que ha permanecido inalterable en el tiempo. Nuestra propuesta para descubrir qué ver en Alaska, incluye este lugar que saltó a la fama en 1898 durante la llamada ‘fiebre del oro’ y que fue el destino de los más de 40.000 buscadores que iniciaron ruta desde tierras alasqueñas.

En agosto de 1896, tres buscadores de oro George Carmack, Skookum Jim y Tagish Charlie encontraron un filón en un afluente del río Klondike llamado Bonanza Creek. En este lugar de Alaska, cerca de la ciudad canadiense de Dawson, comenzó la mayor ‘fiebre del oro’ de la historia. Los aventureros se lanzaron desde Skagway (actualmente en Estados Unidos) hasta Dawson recorriendo a pie y en canoa más de 800 kilómetros de una tierra salvaje en busca del preciado metal.

La imagen de una hilera interminable de sufridos porteadores atravesando el paso Chilkoot cubierto de nieve (hoy declarado monumento nacional de Estados Unidos y Canadá) forma parte de la memoria visual de todo aventurero que haya soñado con Alaska. Son cientos los libros y películas sobre la gesta del oro y el río Yukón es un viejo conocido de todos los creyentes en el “gran Norte”. En el territorio del Yukón aún pueden verse en pie construcciones de la época a lo largo de la ruta y el espíritu de la quimera del oro parece seguir presente.

 4. Parque Histórico Nacional de Klondike

Es el más popular de Alaska y ofrece un equilibrio único entre historia y aventura al aire libre. Las calles de la localidad de Skagway están llenas de edificios históricos restaurados como tiendas y cantinas que trasladan a la época. La vecina Dyea, que desapareció en los años posteriores a la fiebre del oro, es el punto de partida para recorrer el famoso sendero Chilkoot.

alaska_fiebre_del_oro

Qué visitar en Alaska: ciudades históricas

 

 1. Fairbanks

Al norte de Denali se encuentra la ciudad de Fairbanks famosa por ser la primera a la que acudieron los buscadores de oro de este estado y donde se puede visitar la mina Gold Dredgue nº8 para conocer el proceso de extracción e incluso probar suerte con la batea. También es recomendable la visita a las piscinas termales de Chena Hot Springs y al salir de la ciudad hacia el sur se impone una parada que agrada a los mayores tanto como a los más pequeños: la casa de Santa Claus.

2. Talkeetna

Una visita imprescindible para los forofos de la mítica serie de los noventa Doctor en Alaska. Se dice que esta localidad sirvió de inspiración para la comunidad ficticia de Cicely y, desde luego, un paseo por sus calles traslada al marco en que se desarrollaban los episodios.

3. Seward

Un pueblo pesquero con apenas casas, algunos restaurantes, agencias de pesca y su puerto conocido por la pesca de halibut y salmón en agua salada. Ubicado en un paraje muy hermoso es famoso por su celebración del Día de la Independencia, las exposiciones de su Centro de Vida Marina, el acuario y por ser la puerta de entrada al Parque Nacional de los fiordos de Kenai.

pistas_que_hacer_en_alaska

4. Otros lugares

Juneau, la capital de Alaska, solo es accesible por avión o en barco. Dicen que es la ciudad más bonita del estado y son famosas sus rutas de senderismo.

Tok es una localidad situada en la carretera que se adentra en Canadá y es conocida por ser la capital de los trineos de perros.

Barrow, el lugar más al norte de Alaska en el Círculo Polar Ártico, es donde se asienta la comunidad de esquimales inuit.

Anchorage es la ciudad más grande y con gran vida cultural. Posiblemente, es una de las pocas urbes del mundo en las que no resulta extraño cruzarse con un alce al cruzar la calle.

Foto: Rutas 10 y Pixabay (trineo tirado por perros)

  • Doris REAL
    22 julio, 2020

    En este tiempo están aceptando turistas en Alaska desde EEUU

  • Nacho Gallardo
    12 febrero, 2019

    Lo que más me gusta es la posibilidad de montar en trineo con huskis. me encantan estos perros y me gustaría verles correr entre la nieve y en grupo. Gracias por la información!!

    • Rutas 10
      Nacho Gallardo
      12 febrero, 2019

      Gracias a ti por pasarte por el blog. Nos alegra que te haya interesado la información. Saludos!

Los mejores destinos de 2019
Qué ver en el Hermitage