• Qué ver en Tallin en tres días

Qué ver en Tallin en tres días

Categorías: Estonia | Europa

Es la joya de los Países Bálticos. Presume, con razón, de tener uno de los cascos medievales mejor conservados del viejo continente. El bullicio en sus estrellas calles anima a propios y visitantes, que se ve sobresaltado al atardecer por las sirenas de los barcos amarrados en el puerto. La magia comienza al traspasar la Puerta Viru flanqueada por dos torreones que son la imagen más icónica de la hermosa ciudad. Te contamos qué ver en Tallin en tres días para que no te pierdas detalle.

qué visitar en Tallin

Tallin, ciudad medieval

La capital de Estonia cuenta con el casco urbano medieval mejor conservado de Europa. La magia se apodera del viajero al traspasar la puerta de entrada al recinto amurallado que es el orgullo de sus habitantes. Está reconocido como Patrimonio Cultural de la Unesco y, al contrario que en otras ciudades europeas donde han mezclado edificios antiguos con otros de nueva construcción, en Tallin se preserva tal y como era desde hace siglos. Sus antiguas murallas, estrechas calles adoquinadas, resplandecientes antorchas y secretos callejones, hacen las delicias del viajero que, en un fin de semana largo, puede recorrer y disfrutar.

Qué visitar en Tallin

Del siglo XIII al XV vivió su periodo de esplendor, y de esta época datan la mayor parte de los edificios del casco histórico: un precioso conjunto de casas gremiales, callejuelas y patios, bordeadas por una muralla ejemplarmente conservada. Desde 1710 formó parte de Rusia hasta que en 1918 consiguió independizarse. Pero duró poco tiempo la libertad. En 1940 la URSS vuelve a ocupar el país, luego estuvo en manos de la Alemania nazi y cuando finaliza la II Guerra Mundial, en los acuerdos que se firman vuelve a ser parte de la URSS hasta que de nuevo logra independizarse en la última década de los noventa del siglo pasado. En 1991 Estonia recupera el mando del país y desde 2004 es miembro de pleno derecho de la Unión Europea, incorporándose a la zona euro en 2011.

A lo largo de tres días es posible conocer esta joya de los Países Bálticos recorriendo con tranquilidad todos sus rincones, e incluso, disfrutando de momentos de relax. Si te preguntas qué visitar en Tallin, estos son los lugares que debes conocer antes de regresar.

casco antiguo Tallin

1.- La Puerta Viru

Dos de los torreones más emblemáticos de los 25 que se conservan a lo largo de la muralla son los que flanquean la Puerta Viru. Estamos ante el símbolo de la ciudad, que da acceso a la calle del mismo nombre, la preferida de los visitantes porque en ella se encadenan restaurantes, tiendas, cafés hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento.

Plaza ayuntamiento Tallin

2.- Plaza del Ayuntamiento

Raekoja Plats es el nombre estonio de este bellísimo cuadrado que lo enmarcan fachadas de colores que antaño eran edificios medievales propiedad de los mercaderes más prósperos de la época.

Pero el edificio más singular es, cómo no, el ayuntamiento. De estilo gótico y construido en 1404, llama la atención su esbeltísima torre octogonal a la que puede accederse si se está dispuesto a subir cerca de 115 escalones. El premio son las preciosas vistas de la plaza y del casco antiguo.

En la plaza también sobresale la Raeapteegi hoone, una farmacia fundada en 1422 que se vanagloria de estar entre las más antiguas del mundo y que permaneció como tal hasta 1996. En su interior se exponen algunos tarros y utensilios que la convierten en un auténtico museo farmacéutico de la época.

Iglesia de San Olaf Tallin

3.- Iglesia de San Olaf

A finales del siglo XII se levantó esta iglesia entre las calles Pikk y Lai, que está dedicada al rey noruego San Olaf Havaldsson. Dicen que fue construida por un misterioso artesano que prometió trabajar de forma gratuita si los ciudadanos descubrían su nombre. Su actual aspecto neogótico se debe a la restauración del edificio entre los años 1829 y 1840. Lo más sobresaliente es su elevada torre coronada por una aguja que alcanza los 124 metros de altura, por lo que forma parte del skyline de la ciudad. El cansancio que produce la subida se transforma en alegría inmediata con las vistas 360 grados de Tallin.

4.- Torre Kiek-in-de-Kök

Esta torremuseo construida en 1475 para almacenar cañones y municiones es una de las más famosas de la ciudad. Su nombre significa «vigilante de la cocina» porque desde sus 45 metros de altura se veían los techos de la ciudad y las cocinas de las viviendas.

iglesias en Tallin

5.- Iglesia de San Nicolás

De origen medieval, está dedicada al patrono de los pescadores y merineros. Se construyó en el siglo XIII, pero fue parcialmente destruida por un bombardeo soviético en la II Guerra Mundial. Tras su restauración se ha convertido en un museo de arte y sala de conciertos.

6.- La colina de Toompea

Concentra gran parte de los monumentos históricos como las dos catedrales de la ciudad y el castillo. Es sin duda uno de los lugares que hay que ver en Tallin. Rodeada de verdes parques, la colina fue en los años de la Liga Hanseática la sede del clero y la aristocracia aferrada a los privilegios de su rango en esta ciudadela independiente de la administración civil de Tallin hasta 1889. Ofrece unas vistas impresionantes de la ciudad vieja y del golfo de Finlandia.

catedral Alexander Nevsky

7.- La catedral ortodoxa Alexander Nevsky

Se construyó entre 1894 y 1900 cuando Estonia formaba parte del imperio ruso. Los estonios no tenían especial cariño por este templo religioso por el recuerdo que suponía de la dominación rusa e incluso se pensó en destruirlo, pero finalmente se restauró e impone con sus brillantes cúpulas. Es Patrimonio de la Humanidad y merece la pena ver las preciosas vidrieras y su decoración interior.

8.- La catedral luterana de Toomkirik

Se comenzó a levantar en 1229, pero el edifico actual es resultado de numerosas reformas. A la primigenia iglesia gótica se le añadió la decoración barroca de su interior en 1684 tras un incendio que sufrió la zona. Acoge lápidas y sepulturas de personajes ilustres y otras obras de arte notables como el púlpito, el altar y un órgano barroco.

9.- El parlamento de Estonia enclavado en el castillo de Toompea

En la colina también se ubica el parlamento del país báltico. Junto a los restos del castillo, que se comenzó a construir en 1222 por la Orden Teutónica, se encuentra la parte de estilo barroco levantada por la zarina Catalina de Rusia. Aquí, tiene su sede el Parlamento de Estonia en un edificio de fachada blanca y rosada que da a la plaza Loss Plats.

museo de arte Kumu Tallin

10.- Museo de arte Kumu

Es el más grande los Países Bálticos y se edificó entre 2003 y 2006. Pese a su relativa juventud se ha convertido en uno de los mejores de Europa. La colección principal está dedicada al arte estonio desde el siglo XVIII hasta nuestros días e incluye el período de ocupación rusa de 1941 a 1991 con muestras del denominado realismo socialista y del arte no conformista.

Y si aún dispones de tiempo, te recomendamos visitar el Museo Etnográfico al aire libre “Rocca–al-Mare”. Se trata de una magnífica recreación de un pueblecito típico estonio, situado en un bello bosque junto a la costa del Báltico. El museo incluye 72 edificios, entre los que destacan los característicos molinos de agua y de viento y permite descubrir la vida rural en Estonia durante los siglos XVIII y XIX.

¡Feliz viaje!

Fotos: Rutas 10; vista ciudad (Pixabay), iglesia San Nicolás y Museo Kumu Bobo Boom (Flickr).

    Añadir comentario

    Qué visitar en Tokio en cinco días
    Consejos para viajar a Rajastán