• Qué ver en Tiflis

Qué ver en Tiflis

Categorías: Georgia

El halcón le apresó entre sus garras, pero el faisán no estaba dispuesto a entregarse como trofeo al rey Vakhtang I Gorgasali. Tal fue su empeño, que en su forcejeo, halcón y faisán cayeron en las aguas termales con la mala suerte de escaldarse. Y al acercarse el rey cazador a ese manantial de hirvientes aguas quedó maravillado, fue entonces cuando decidió talar el bosque para edificar una gran ciudad. Cuenta la leyenda que en el siglo V nacía la capital de Georgia, ahora te contamos qué ver en Tiflis en el siglo XXI.

Pero para comenzar nuestro periplo quizá convenga ubicarnos: ¿dónde está Georgia? Se trata de uno de esos países que muchos descubrimos tras el advenimiento de la Unión Soviética. Una república semipresidencialista que se sitúa en el límite entre Europa oriental y Asia occidental bañada por el mar Negro. Para llegar a su capital, Tiflis, hay que viajar hasta cerca de las fronteras con Armenia y Azerbaiyán.

Tiflis, resultado de una azarosa historia

Con una población que supera ampliamente el millón de habitantes, Tiflis es el resultado de su azarosa historia. No es el momento de extendernos, pero hay varios datos que ayudan a entender lo que vemos hoy: siempre fue un cruce de caminos, de hecho formó parte de la Ruta de la Seda, cuyo recorrido conforma hoy el que muy probablemente sea el mejor viaje del mundo. Pero vayamos a esos datos básicos: Tiflis gozó en el siglo XII de gran desarrollo económico e influencia cultural, aunque pronto volvería a vivir  las consecuencias de las ínfulas expansivas de los grandes imperios que la rodeaban: turcos, mongoles y finalmente soviéticos.

La ciudad a orillas del río Kurá entró en una nueva etapa tras ganar la independencia en 1991, no sin dolor, pero sobre todo abrió un nuevo periodo de estabilidad y prosperidad en 2003 tras la emocionante y pacífica revolución de las Rosas. Sin embargo Georgia no puede dejar de mirar con ojo vigilante a sus vecinos.

Qué visitar en tiflis

Tiflis también apuesta por la nueva arquitectura para atraer al visitante como en el Puente de la Paz sobre el Kurá.

Tiflis hoy

La capital de Georgia es hoy una ciudad llena de contrastes. Sirve de ejemplo su crisol de credos, bajo la dominante religión ortodoxa viven en armonía musulmanes, cristianos, judíos y diversas comunidades sectarias. Del mismo modo, sus calles concilian el caos de la historia con el atildado lustre de la nueva urbanización, la tradición y la modernidad. De este modo pocos identifican Tiflis con una ciudad de deslumbrante belleza, pero muchos la disfrutan con verdadera sorpresa, por lo que la recomendación de Rutas 10 es no limitar la estancia a un solo día para saborear una de las capitales más desconocidas y exóticas de Europa.

Tiflis centro ciudad

Tiflis ha realizado un gran esfuerzo en las últimas décadas para ofrecer al mundo una imagen de modernidad.

Qué ver en Tiflis

La orientación es sencilla en una ciudad dividida por el río Kurá y con dos de sus construcciones más emblemáticas, el castillo y el palacio, encaramadas en dos colinas visibles casi desde cualquier punto de la ciudad.  Su servicio de transporte público es muy efectivo y el metro asegura unos desplazamientos rápidos en una ciudad de continuo caos circulatorio.

Catedral de Sameba en Tiflis, Georgia

Amada por muchos y criticada por otros, la nueva catedral de Sameba se ha convertido en símbolo de la ciudad.

Catedral de Sameba

Pese a su reciente construcción la catedral de la Santísima Trinidad de Tiflis, o simplemente Sameba, se  ha convertido en un edificio emblemático. Se trata del tercer templo ortodoxo más alto del mundo, se inauguró en 2004 con expectación sobre la colina de Elia, al margen izquierdo del Kurá, como nueva atracción del barrio histórico de Avlabari. Su arquitectura es un compendio de los templos ortodoxos y la tradición georgiana, y la valoración del resultado la dejamos a vuestra opinión: los teflisenses llevan más de una década discutiendo sobre el tema.

Plaza de la Libertad

Es el enclave más animado de la ciudad, aún más querido por los ciudadanos tras su protagonismo en la Revolución de las Rosas. El paseo ofrece muchos puntos de interés en un espacio diseñado para ser admirado. Dos de ellos son la columna que lo domina, en la que hace unas décadas se encaramaba Lenin y hoy está San Jorge, pero también detente frente al edificio del Ayuntamiento, otra muestra arquitectónica de esa fusión entre oriente y occidente que convierte esta ciudad en tan peculiar. Recuerda que la Plaza de la Libertad es zona de ocio obligada para el turista pero los locales no renuncian a pasearla.

Avenida Rustaveli

Omnipresente para el viajero, esta vía de estilo soviético concentra algunas de las paradas obligadas del centro actual de la ciudad. Paseando por sus animadas aceras se verá el Parlamento, el Museo Nacional de Georgia o la Ópera, pero además ofrece algunos de los cafés, tiendas y librerías más interesantes.

La ciudad vieja

Desde la Plaza de la Libertad por la calle Abkhazia se llega al Old Tblilisi. Estas calles de recorrido más sinuosas permiten olvidar la presencia rusa para degustar el legado georgiano más puro. Aquí los edificios son humildes y las plazas más recoletas. Dedica tiempo a disfrutar de su arquitectura en madera, los muchos templos de todas las religiones que alberga (la Gran Sinagoga y la Catedral de Sion, entre ellos) y las curiosas tiendas, en un barrio auténtico. Para ubicarte recuerda que tienes en la Plaza Gorgasali y su bazar y en la zona de Kala sus centros de acción. En cualquier caso estamos seguros de que volveréis repetidamente en busca de sus encantadores restaurantes.

Basílica de Anchiskhati de Santa María

En este recorrdipo por qué ver en Tiflis llegamos al templo más longevo de la ciudad, merece la pena acercase a esta construcción del siglo VI de arquitectura básica y sólida.

El monumento más antiguo de Tiflis

Desde el viejo Castillo Narikala disfrutarás de las mejores vistas de la ciudad.

Castillo Narikala y Jardín Botánico

El teleférico es la forma más cómoda para acceder a una de las construcciones que domina toda la ciudad. Lo que queda de esta antigua fortaleza del siglo IV, ampliada por omeyas, mongoles y otros, no es especialmente interesante, pero la visita es imprescindible. Pasear por el recinto es muy entretenido, ofrece las mejores vistas de la ciudad y en su interior se encuentra la iglesia de San Nikolas, que tras su restauración ofrece la deliciosa experiencia de contemplar los fantásticos frescos del interior. Además se ubica junto a los baños sulfurosos y el Jardín Botánico Central de la Academia de Ciencias de Georgia, que a pies de la colina ofrece uno de los mejores paseos dela ciudad.

Baños de Azufre de Tiflis

Sí, puedes disfrutar de las aguas que maravillaron al mítico rey Vakhtang I Gorgasali, de hecho es uno de los grandes atractivos en la visita a Tiflis. Hay diferentes alternativas, casi todas, en el barrio de Abanotubani en la falda del castillo Narihali, pero no siempre ofrecen las mismas condiciones de higiene: infórmate. La experiencia entre las pilas y piscinas de agua termal y fría y la zona de relax es muy singular.

Parque Rike y nuevos teatros en Tiflis

Uno de los imprescindibles en Tiflis es el paseo por el parque Rike, y la mejor puerta de entrada para disfrutar de sus nuevos teatros y palacios de exposiciones es el Puente de la Paz.

Nuevo Teatro y Centro de Exposiciones del Parque de Rike

Uno de los mejores exponentes del renacimiento cultural de Tiflis es esta modernísima construcción con sus dos característicos tubos metálicos. Junto al Puente de la Paz se han convertido en símbolos de la modernidad.

Torre del teatro de marionetas

Torre del teatro de la Marionetas

Con su inestable silueta, destacamos este edificio que parece que en cualquier momento se va a derrumbar porque es una de las fotos más características de Tiflis. Nos gusta cumplir con el ritual y finalizamos nuestro recorrido de qué ver en Tiflis en una de las paradas más lúdicas.

 

Fotos: Rutas 10 y Pixabay

 

    Añadir comentario

    Qué ver en Buenos Aires, la vibrante capital argentina
    Dónde ver las mejores auroras boreales