• Qué visitar en Potosí: los 10 imprescindibles del viajero

Qué visitar en Potosí: los 10 imprescindibles del viajero

Categorías: América | Bolivia

Estamos en una de los enclaves que más y mejor cuenta siglos fascinantes de la historia de América y España. Potosí es una ciudad bella construida en un entorno de descarnada personalidad, cuya arquitectura colonial habla de cómo se convirtió en uno de los mayores centros de poder del mundo; el legendario Cerro Rico de la ambición humana; y su sincretismo del poder de atracción que esta tierra mantiene intacta. Te contamos qué visitar en Potosí.

Un enclave de enigmático encanto que es una de las paradas obligadas, no solo del viaje por Bolivia sino por toda la región andina. De hecho, la Villa Imperial de Potosí fue el primer enclave boliviano reconocido por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1987.

Estamos en tierras quechuas y aimaras, que conforman el 65% de los aproximadamente 241.000 habitantes de Potosí ciudad, donde también viven un 30% de mestizos y un 5% de blancos. Y señalamos el dato porque el trazado barroco que nos lleva desde la plaza principal hasta Cerro Rico descubriendo hasta 80 iglesias o sus vestigios no es –ni con mucho– el único atractivo para el viajero: el paisaje humano es igualmente evocador.

Recorrido por las paradas más interesantes para el turista en Potosí

 

Mal de altura y desplazamientos

Y dos últimas advertencias antes de descubrir qué visitar en Potosí. Situada a 4.067 metros de altitud, estamos en la segunda ciudad más alta del mundo con más de 100.000 habitantes. El consejo es ir preparado para combatir el mal de altura, la hipoxia o falta de oxígeno que la caracteriza, y que según las estadísticas sufren seis de cada diez personas no habituadas a superar los 4.000 metros. Sus temperaturas medias son bajas, de 7,9 grados la anual.

En segundo lugar, es una ciudad de recóndita ubicación, por lo que los desplazamientos por carretera acostumbran a llevar unas cuantas horas. Por ejemplo los 545 kilómetros que la separan de La Paz, que se pueden cubrir en algo más de 8 horas. En el caso del viaje desde Sucre, como hacen muchos trotamundos, se requiere de poco menos de 3 horas para hacerse los 156 km.

 

Los 10 imprescindibles de Potosí

La Casa Real de la Moneda de Potosí es el edificio más emblemático de la ciudad boliviana

Casa Real de la Moneda

Empezamos por el emblema fotográfico de Potosí. Es la edificación civil colonial más destacada y además protagonista de una intensa historia a lo largo de los siglos. Nació en 1572 para organizar la sorprendente producción de plata de Cerro Rico por orden del virrey del Perú, Francisco Álvarez de Toledo. La que se visita hoy es una segunda construcción barroca de 1759 de unos 15.000 metros cuadrados organizados en torno a la vistosa fachada y sus cinco patios. Su elemento más carismático es una grotesca máscara que preside el primero y más hermosos de sus patios, aunque su simbología es desconocida se dice que representa al dios Baco, también que ocupa el espacio del escudo real español para mofa popular tras la guerra de la Independencia.

Hoy es un museo y archivo con un interesante legado documental. De más impacto visual para el visitante es recorrer sus patios y las instalaciones para descubrir maquinarias de laminación de la plata, con unos curiosos engranajes que viajaron desde España, el horno principal o la colección de cuños y troqueles.

La ciudad de Potosí cuenta con uno de los mejores legados de arquitectura colonial de América

Potosí cuenta con uno de los legados de arquitectura colonial más bellos de todo el continente.

Torre de la Compañía

Este convento jesuita es el icono religioso boliviano del siglo XVIII. Su diseño es ciertamente peculiar con un arco del triunfo de cinco ojos, 32 columnas salomónicas y tres cúpulas. Con todo es su torre el elemento más popular, en buena medida porque ofrece una de las vistas más amplias de la ciudad. En la actualidad es sede la oficina de turismo local.

La ciudad de Potosí es uno de los centro turísticos internacionales más importantes de Bolivia

La mejor forma de contemplar el angosto trazado urbano de Potosí es desde lo alto de alguna de sus torres y campanarios.

Catedral de Potosí

El otro gran edificio religioso de la Villa Imperial. La Matriz, como coloquialmente la conocen los potosinos, es un notable ejemplo del barroco virreinal con influencia neoclásica que, ¡cómo no!, cuenta con impresionantes reliquias religiosas en plata y oro. Las iglesias de San Agustín, San Lorenzo de Cangas y de La Merced merecen también la visita.

Con cerca de 250 habitantes, las calles de Potosí están siempre animadas

Plaza 10 de Noviembre

Alberga la catedral y el ayuntamiento de Potosí, pero por ella se pasa una y otra vez porque es el verdadero corazón de la ciudad.

Calle Quijarro

Paseo obligado para disfrutar de la arquitectura colonial, reúne algunas de las casas palacio y casas vecinales más bellas. El punto culmen del recorrido es en su cruce con la calle de Modesto Omiste, que se conoce como la esquina de las Cuatro Portadas.

La visita a Monte Rico y sus minas ofrece una de las mejores vistas de la zona

Además de una excelente vista de la ciudad y en interesante escenario de Potosí, la ascensión a Cerro Rico permite visitar alguna de sus centenarias minas.

Cerro Rico

Se dice perforado por unos 5.000 túneles, muchos de ellos conectados, que llevan siglos horadándose en busca de la plata de este monte de visita imprescindible. Existen minas como Pilaviri (a 4.200 metros de altitud) en continúa explotación desde 1545, si bien ahora se extrae estaño. Pero a Cerro Rico sobre todo se va para admirar la panorámica que permite ver al norte Potosí, al este la cordillera del Kari Kari con sus lagunas artificiales, al sur el Tahuaco Nuñu, y al oeste el volcán de Nuevo Mundo, que sobresale al final de una planicie cuajada de tufas volcánicas.

Las Lagunas de Kari Kari

Como la Casa Real de la Moneda, otro de los legados del virrey Álvarez de Toledo que las mandó construir en 1575. Con el paso del tiempo se le ha reconocido como pionera y sorprendente obra de ingeniería hidráulica destinada a regular el servicio de agua en la zona. Es uno de los lugares top para los amantes del senderismo, ya que a tan solo 8 kilómetros de la ciudad ofrece un buen número de interesantes recorridos.

Termas de Tarapaya

También conocida como El ojo del inca, es una laguna artificial ubicada a poco más de 20 kilómetros de la ciudad. Estamos en tierras volcánicas que elevan la temperatura de su agua hasta los 35 o 40 grados. En los alrededores hay instalaciones termales con más cómodas piscinas volcánicas y el bonito pueblo de Miraflores, cuyo principal atractivo vuelve a ser darse un caliente remojón.

Cocina criolla

La cazuela, una sopa a base de maní con patatas, arroz o fideo y carne de cordero, es uno de los platos estrella de esta cocina indígena pero con clara influencia hispana que domina la ciudad desde hace siglos. Conviene probar suerte en alguno de sus muchos restaurantes tradicionales y pedir consejo para probar alguna de sus especialidades. Seguro que se descubren platos como el ají de Pataskha, en esta ocasión un guiso con carne de cerdo y mote de maíz pelado bien aderezados con ají y –quizá más selecto– el chajchu, que tiene el lomo de cerdo de principal ingrediente. Como dulce típico, los chambergos, unas sencillas rosquillas bañadas en azúcar molida.

El Carnaval Minero

En febrero disfrutan de la fiesta más emblemática de las muchas que se celebran en Potosí. Una clara muestra del sincretismo de la ciudad que se prolonga durante tres días y tres noches. Una vez al año, los mineros de Cerro Rico no pueden, ni deben, bajar al tajo porque el demonio está fecundando a la pachamama: conviene no molestarle. Los mineros aprovechan para caminar del monte a la iglesia de San Martín en la ciudad acompañados de bandas y bailes, para finalmente ser bendecidos. Toda una experiencia, como casi todo en esta ciudad de leyenda.

Fotos: Rutas 10

    Añadir comentario

    Qué visitar en Colombia: los diez imprescindibles
    Trekking en África, la experiencia de subir al Kilimanjaro