• Ruta Seda: Día 20 – Y el séptimo día Buda creó el Monasterio de Labrang

Ruta Seda: Día 20 – Y el séptimo día Buda creó el Monasterio de Labrang

Categorías: Asia | RUTA DE LA SEDA

Visita al monasterio de Labrang  (22 de agosto)

La visita al monasterio del día anterior me dejó descolocado. Me sorprende que a estas alturas del siglo XXI todavía hay gente que viva de esta forma tan sencilla y tradicional como lo han hecho durante generaciones y generaciones. Pero si algo me ha descolocado a lo largo de la noche ha sido la altura. Estamos a aproximadamente 3.500 metros de altitud y se nota. Yo además soy muy sensible a la altura y además de que no he dormido bien, hoy me levando medio tocado.

El ambiente del monasterio durante el día no va a ser tan tenebroso pero sí va a resultar igual de místico y misterioso. Este es un lugar especial en donde poder sentir una energía diferente. El escenario te sumerge en una escena propia de la película “El pequeño Buda” o “7 años en el Tibet” y la gente con quien nos cruzamos en la calle nos convencen de ello.

Dia 20 Monasterio de XiaheEsta mañana tenemos cita para la visita al monasterio hacia las 11:00 de la mañana y hasta esa hora hacemos tiempo visitando otros atractivos dispersos por la ciudad. En realidad la ciudad gira en torno al monasterio y aunque hay una pequeña parte de ciudad moderna, ésta es minúscula. Nos damos cuenta de esto al subir a un mirador a donde nos dirigimos nada más salir del hotel. Desde las alturas podemos apreciar todo el conjunto dominado por el monasterio que se extiende por toda la parte inferior de la falta de una montaña y es enorme.

La imagen recuerda ligeramente a Lhasa y al Potala, aunque el monasterio-palacio de la capital de Tibet es definitivamente mucho más impresionante. Pero el estilo es muy parecido y los elementos arquitectónicos y los materiales utilizados similares.

El Monasterio de Labrang pertenece a la misma familia de budistas lamas cuyo principal templo y antigua residencia del gobierno es el Palacio del Potala de Lhasa, la capital de Tibet. Allí residía el Dalai Lama que era la principal autoridad política y religiosa de esta escuela o linaje del Budismo Tibetano que son conocidos también como Geluk-pa o de los gorros amarillos.

Dia 20 Detalle Interior Monasterio XiaheEl Budismo Tibetano podría considerarse la secta del Budismo más ortodoxo. También conocido como Vajrayana o Budismo Tántrico es una versión de Budismo Mahayana, una de las dos familias en que se divide el Budismo, siendo la otra el Budismo Theravada.

El objetivo último del Budismo es romper la rueda de la reencarnación mediante la iluminación. Nuestra esencia o alma vive un proceso de nacimientos y muertes que se conoce como Samsara y que sólo se puede superar con la iluminación o nirvana. A lo largo de nuestras numerosas vidas vamos haciendo méritos y aprendiendo para elevar nuestro estado de conocimiento hasta que nos iluminamos, momento a partir del cual no necesitamos volver a nacer.

Sin embargo hay algunos seres que a pesar de haber alcanzado la iluminación, deciden volver a reencarnarse para ayudar al resto de los mortales a salir de la rueda del Samsara. Esta es la principal diferencia entre el Budismo Mahayana y Theravada.

El Budismo Mahayana y por tanto también su corriente tibetana creen que los seres ya iluminados pueden ayudar a otros seres a iluminarse, mientras que el Budismo Theravada niega esa posibilidad y atribuye la iluminación única y exclusivamente a un camino de esfuerzo que debe ser personal e individual.

La gran cantidad de monjes budistas tibetanos se debe por tanto a la posibilidad que existe para ello de realizar méritos para que toda la humanidad se ilumine y se acabe definitivamente la rueda del samsara.

Si el Budismo Tibetano es la corriente más ortodoxa se debe al aislamiento de los lugares en donde tradicionalmente se ha practicado que se extienden principalmente a lo largo de la cordillera de Himalaya, un terreno de muy difícil acceso y con muy pocas influencias exteriores hasta prácticamente mediados del siglo XX.

El Budismo Tibetano a su vez cuenta con cuatro sectas o linajes, de las cuales la más conocida es la geluk-pa o de los gorros amarillos y a la cual pertenece el Dalai Lama, así como los monjes de este Monasterio de Labrang donde hoy nos encontramos.

Todo esto y muchas otras cosas más nos contó el monje que nos hizo la visita guiada al monasterio, una visita de de nuevo como cabía esperar nos supo a poco. Después de la visita tuvimos la oportunidad de asistir a la meditación conjunta que realizan todos los monjes del monasterio en una de las principales salas del conjunto. La escena es maravillosa. Aunque la meditación se produce en silencio, la llamada para que los monjes acudan a la misma se realiza con cánticos que se acompañan con la música de instrumentos tradicionales. El ambiente es contagioso y a uno le entra una agradable sensación de paz y las ganas de ponerse a meditar con el resto de los monjes.

Después de la meditación conjunta todavía pudimos deambular a nuestro aire por las dependencias del monasterio que son casi infinitas. Además de monasterio para el retiro de los monjes, Labrang también es una universidad en la que sobre todo destacan las facultades de, ¿cómo no podía ser de otra manera? Teología y medicina.

La medicina tradicional tibetana es diferente de la china y se basa principalmente en el pulso. Un doctor tibetano podría concluir un diagnóstico simplemente tomándole el pulso al paciente.

Dia 20 Monges Geluk-paTan importante como la medicina también resulta la farmacia y en el monasterio de Labrang la farmacia es famosa por despachar medicinas tibetanas hechas a base de ingredientes naturales que acercan esta medicina a la homeopatía.

Sally nos comenta que ella cada vez que viene compra unos compuestos que venden para regular la tensión y otro que sirve especialmente para la digestión y los problemas de estómago. Y allá donde fueres haz lo que vieres, así que uno detrás de otro nos ponemos en fila detrás de Sally para comprar medicamentos en la farmacia del monasterio.

– Por cierto Sally, ¿no venderán nada para el mareo? – Yo sigo un poco tocado y estoy casi seguro que se debe a la altura. Ella le pregunta al monje farmacéutico que viene con un remedio que compro para ver si me ayuda.

A pesar del ligero malestar, en Labrang me hubiese quedado todo el día e incluso el siguiente y una semana y un mes y todavía encontraría rincones nuevos por descubrir, sin embargo Xiahe está rodeado de praderas y el mediodía lo vamos a dedicar a retozar en ellas.

Similares a las de Kirguistán y las de Tax Kurgan, las praderas de Xiahe son infinitas extensiones de hierba en donde se dibujan manadas de caballos delante de montañas que crecen según se alejan hacia el horizonte. En esta zona comienza a elevarse el altiplano tibetano, una región relativamente plana pero dentro del mayor sistema montañoso del mundo, la cordillera de Himalaya.

A la vuelta de las praderas, la tarde de hoy la vamos a tener libre. Yo después de tomarme el remedio tibetano para el mal de altura, me siento somnoliento y necesito echarme un rato. Después de una pequeña siesta me siento como nuevo y tras no haber comido nada en todo el día con hambre y ganas de descubrir la cocina tibetana. ¡Esta noche Sally nos lleva a un restaurante local!

Sinceramente la cena resulto una pequeña desilusión. Los tibetanos ocupados principalmente en cuestiones religiosas, no han desarrollado una destacada gastronomía. Además en el altiplano apenas se da la agricultura de modo que los ingredientes son muy limitados. Al igual que los kirguises,  y otros pueblos de las alturas los tibetanos se ven obligados al pastoreo y por este motivo comen mucha carne. Yo, particularmente, no soy muy carnívoro así que no disfruté mucho la cena. Se me ocurrió también pedir el famoso tsampa que es una especie de puré que hacen los tibetanos con el té y la mantequilla salada de yak que tampoco me resultó excesivamente bueno.

    Añadir comentario

    Ruta Seda: Día 21 – ¡Verde que te quiero verde y picante!
    Ruta Seda: Día 19. Una convivencia religiosa ejemplar