• Ruta Seda: Día 24 – Xi’an, tu nombre me suena a erhu y a ruan.

Ruta Seda: Día 24 – Xi’an, tu nombre me suena a erhu y a ruan.

Categorías: Asia | China | RUTA DE LA SEDA

Visita a Xian y tren a Pekín. 16:00/23:31 (26 de agosto)

Dia 24 Gran Mezquita de XianCon las exóticas imágenes todavía frescas en la retina del mercado nocturno de Xi’an nos fuimos anoche a la cama y esta mañana nada más desayunar volvemos a dirigir hacia allá nuestros pasos pues en primer lugar vamos a visitar la Gran Mezquita de Xi’an.

Es un edificio impresionante que destaca además de por lo bien conservado que está, y es el edificio original, por la riqueza de detalles con la que se construyó. Es curioso ver la fusión de una mezquita musulmana y un templo chino y esto es lo que se produce en la Gran Mezquita de Xi’an donde se alternan magistralmente elementos artístico chinos como columnas, arcos y cornisas, con arabescos y decoración vegetal típica del arte musulmán.

Los alrededores en donde anoche se extendía el mercado hoy parecen diferentes, están mucho más tranquilos. Al entrar a la mezquita es muy temprano, pero al salir tres horas después ya han vuelto a instalarse algunas tiendas del bazar.

Efectivamente la visita a la mezquita duró aproximadamente 3 horas. Es un lugar precioso y prolijo en detalles de modo que después de la visita guiada, Patricia nos dejó un poco de tiempo para visitar y contemplar un poco más detenidamente a nuestro aire.

También tuvimos tiempo de dar una vuelta por el bazar durante el día que es ciertamente diferente al ambiente que hay de noche cuando abundan los puestos de comida y restaurantes callejeros donde pararse a saciar el hambre y la sed. Durante el día numerosos  son los comercios que venden productos de seda en todas sus formas, precios y colores. Muy interesantes también son los artículos de artesanía china.

Dia 24 Torre del Tambor Xian Dia 24 Muralla de Xian

Del bazar a la Torre de la Campana hay un paso y de allí a las murallas otro. En la famosa Torre de la Campana vamos a coincidir con un espectáculo de música tradicional china en el que van a tener un papel principal el violín chino conocido también como erhu y el arpa o ruan. Se trataba de un concierto benéfico ofrecido por los músicos del Conservatorio de Xi’an que aparecieron vestidos con trajes tradicionales chinos, lo que junto al escenario donde se produce nos transporta a la época de cuando Chang’an era la capital del imperio.

En las principales ciudades chinas solía haber una torre con una campana y otra con un tambor. Servían para marcar el tiempo. La torre de la campana funciona para las horas de antes del mediodía y el tambor marcaba las horas de la tarde. Suelen ser grandes construcciones en forma de fortaleza en las que se podría adivinar una función defensiva pero simplemente siempre tuvieron una función informativa. Especialmente bien conservadas, o más bien restauradas, pero siguiendo el estilo original son estas que visitamos hoy en Xi’an.

El mediodía lo vamos a pasar recorriendo la muralla. Es una imponente construcción de 12 metros de ancho y entre 12 y 14 metros de alto. Es prácticamente una fortaleza. Actualmente se puede recorrer la parte superior en su totalidad, algo para lo que se tardarían varias horas pues tiene un perímetro de 14 kilómetros. Existe la posibilidad de alquilar una bici lo que reduce ese tiempo, sin embargo nosotros vamos un poco ajustados pues nos espera de nuevo un tren, esta vez será el último, para llevarnos a Pekín, la nueva capital del País del Medio y destino final de nuestra caravana.

Llevamos casi 4 semanas viajando y nos parece mentira que esta noche lleguemos a nuestro destino final. Al llegar a Xi’an hemos concluido la Ruta de la Seda, este era el destino de nuestra misión. Los dos días en Pekín van a ser extra aprovechando que es desde allí que sale nuestro avión de vuelta a casa.

Es maravilloso ver como está cambiando China y al ritmo que lo hace. Yo recuerdo que cuando vine a Xian la primera vez, el tren tardo casi 24 horas, fue como un día entero de viaje. Hoy en el tren de alta velocidad apenas serán 8 horas, en un tren que también es sorprendente cómodo.

Llegamos a Pekín poco antes de la medianoche y a una estación la del oeste que yo recordaba pero que no reconozco. Se ha triplicado en tamaño y se ha modernizado. ¡De hecho parece casi un aeropuerto!

El ritmo al que China está alcanzando el nivel de desarrollo de los más avanzados países occidentales es admirable y hace que de hecho podamos hablar de dos Chinas diferentes: la del campo y la de la ciudad, la moderna y la tradicional.

Dia 24 Grupo Saltando Puerta Muralla XianNosotros con nuestro viaje hemos atravesado el norte de China de punta a punta, desde el extremo occidental en Kashgar hasta Pekín que se encuentra a aproximadamente 200 kilómetros de la costa oriental. Este viaje se puede ver también como una metáfora del paso del tiempo. Kashgar y las lejanas provincias del oeste viven de una manera muy tradicional y como lo han hecho durante toda su vida. Según avanza el camino hacia el este se van incrementando los elementos de modernidad. Por último visitar Pekín es hoy en día una gran contradicción. La ciudad acoge elementos, sobre todo edificios pero no sólo, casi futuristas que conviven con elementos más clásicos como podrían ser los hutones, los barrios tradicionales de la capital china.

Para ser testigos de este contraste en Pekín nos vamos a alojar en un moderno hotel lo que nos va permitir sentir como si estuviéramos en cualquier país desarrollado. Casualmente el hotel se encuentra muy cerca del barrio donde yo vivía y esto me alegra. ¡Me encantan estas coincidencias!

A pesar de que es tarde cuando llegamos al hotel, después de dejar las maletas me voy a dar una vuelta de reconocimiento por el barrio. A simple vista nada ha cambiado, sin embargo como vería los próximos dos días las cosas pueden cambiar realmente rápido en algo más de dos años.

Foto apertura: Colin Capelle

    Añadir comentario

    Ruta Seda: Día 25 –¿Has visto la película los últimos días de Pekín?
    Ruta Seda: Día 23. Bienvenidos a la capital del Imperio