Tanucher

Mauritania. Ciudades antiguas

Mauritania es un sorprendente encuentro entre el Magreb y el África subsahariana, es por naturaleza una tierra de paso. Una encrucijada de culturas y uno de esos países donde aún se saborean los espacios infinitos y la ilusión de una libertad incondicional. Comparado a veces con un eslabón entre dos mundos, el resultado es un país vasto, poco poblado y con muchas culturas.

Marcado por su diversidad étnica, la población fuertemente anclada a la pertenencia tribal, se divide a partes iguales entre árabes bereberes y negros africanos.

Situada a 450 Km al noroeste de la capital la región del Adrar, traducción de montaña del bereber, es famosa por sus impresionantes paisajes y muestra el color, con sus imponentes relieves de arenisca que culminan a 800 metros. Con diferencias es el macizo más extenso del país.

Sus numerosos valles guardan palmerales deslumbrantes y ciudades ilustres, verdaderos paraísos de verdor en medio de este universo mineral. Con no menos de sesenta y tres oasis, el Adrar es un desierto a la vez verde y habitado, donde transitar entre bosques de acacias, pequeños pueblos y mares de dunas. 

DIA ITINERARIO ALOJAMIENTO COMIDAS
1 España - Nouakchot. Hotel ***
2 Nouakchott - Akjoujt - Azoueiga. Acampada D-A-C
3 Azoueiga - Erich - Le Gleitat - Paso Tifoujar. Acampada D-A-C
4 Paso Tifoujar - Valle Blanco - Toungad - M’Haïreth - Chinguetti. Albergue D-A-C
5 Chinguetti - Erg Ouarane. Acampada D-A-C
6 Erg Ouarane - Oasis Tanouchert. Albergue D-A-C
7 Oasis Tanouchert - Ouadane. Albergue D-A-C
8 Ouadane - Amogjar (Agrour) - Akjoujt - Nouakchot. Hotel D-A-C
9 Nouakchot - España. *** ***
D: desayuno A: almuerzo C: cena
Salidas de Madrid y Barcelona, consultad disponibilidad y suplementos para otras ciudades

Precios

Por viajero en habitación doble

Mínimo 6 viajeros      1.330¤

Suplemento 3 a 5 viajeros 130¤

Mínimo 2 viajeros en privado consultar

Suplemento individual 295¤

Tasas estimadas 430¤

Mínimo 2 viajeros / máximo 12

Nota VUELO INTERNACIONAL: los precios estarán sujetos a disponibilidad aérea a la hora de hacer la reserva. En caso de no existir plazas en mismo precio cotizado, se comunicará el suplemento correspondiente al solicitar la información y antes de proceder a la formalización de la reserva.

Salidas

13/01/2024
03/02/2024
22/03/2024
Salidas individuales: diarias

Servicios incluídos

Vuelo internacional en línea regular clase turista, con Royal Air Maroc a Nouakchott

Asistencia y traslado en privado durante todo el recorrido en vehículo todo terreno

Acampada, campamentos, hostales y albergues en pensión completa

Visitas indicadas con entradas incluidas

Guía local acompañante en castellano durante todo el recorrido

Seguro de asistencia de viaje 

SERVICIOS NO INCLUIDOS

Tasas de billete de avión. Ver detalle en apartado tasas

Visado. Ver detalle en apartado Documentación y Sanidad

Bebidas o alimentación no especificada

Servicios de maleteros y extras en los hoteles

Cualquier servicio no especificado en incluidos

LA RUTA

La antigua Ruta de la Caravanas. 

Las caravanas transaharianas fueron el principal medio de comercio entre el Mediterráneo y África Occidental entre los siglos VIII y XVI, cuando las nuevas rutas marítimas empezaron a superarlas lentamente. En tiempos del imperio de Ghana y del posterior reino de Malí, la ruta intercambiaba la sal mediterránea por el abundante oro africano. Ibn Battuta, el explorador árabe del siglo XIV, afirmaba que las caravanas transaharianas contaban con una media de más de 1.000 camellos y a veces podían llegar a los 12.000.

A partir del siglo VIII, los mercaderes, propagandistas del islam, utilizaron las grandes rutas de caravanas que atravesaban el Sáhara, en particular las que conducían del sur de Marruecos al Adrar mauritano y al reino de Ghana. En Koumbi-Saleh, la capital de este reino, estos mercaderes musulmanes tenían sus propios barrios y mezquitas, mientras que el reino seguía siendo animista, según las antiguas crónicas de los viajeros árabes. Dos siglos más tarde, los monjes guerreros almorávides, reuniendo a las tribus del Adrar mauritano, se lanzaron a la conquista de Marruecos y España, al norte, y establecieron su dominio sobre el imperio de Ghana, al sur.

La prosperidad del comercio transahariano propició una gran expansión de los intercambios entre el norte de África y el África subsahariana, no sólo en el ámbito económico, sino también en el religioso. 

La ciudad caravanera de Chinguetti, fundada en las altas mesetas del Adrar hacia el siglo XIII, se convirtió en un importante centro espiritual del islam, con sus numerosas mezquitas, escuelas y bibliotecas. Tanto es así que fue considerada la 7ª Ciudad Santa del islam, después de La Meca, Medina, Bagdad, Jerusalén, El Cairo y Kairuán. Y en el mundo musulmán, Mauritania era conocida como el País de Chinguetti.

Día 1. España - Nouakchott.

Presentación en el aeropuerto para salir en vuelo con destino Nouakchott, con cambio de avión en Casablanca. Llegada de madrugada, asistencia en el aeropuerto y traslado al hotel.

Nouakchott. 

Elegida como capital del país en 1958, joven para la mayoría, Nouakchot pasó rápidamente de ser un pequeño pueblo a la capital y la ciudad más grande del país. Cerca de la costa, pero no en ella, se sigue construyendo a buen ritmo, incluso donde las carreteras son inexistentes. Ciertamente, son un espectáculo extraño: casas enormes y cerradas a cal y canto en medio del desierto. La ciudad carece de pretensiones y parece no haber sido planificada, como si se hubiera dejado crecer por accidente en una parada nocturna de una caravana. La mayoría de los viajeros la utilizan como punto de escala antes del Adrar, el Banc d'Arguin o la siguiente frontera internacional.

Día 2. Nouakchott - Akjoujt - Azoueiga.

Tras el desayuno dejaremos la capital en 4x4 hacia el cordón de dunas de Erg Amatlich. Picnic en ruta y caminata a pie hasta la duna más alta del país Azoueiga con 205m. Escalada a lo alto de la duna desde donde observaremos el atardecer, la inmensidad y la belleza del desierto. Instalaremos nuestro vivac al pie de la duna bajo el cielo estrellado. Cena y noche en acampada al aire libre. 

Distancia: 360 km. Tiempo 5-6 horas.

Día 3. Azoueiga - Erich - Le Gleitat - Paso Tifoujar.

Desayuno. Pequeño paseo por la mañana para quien lo desee o traslado en 4x4 atravesando las dunas del Erg Amatlich y cruzando Erich Mayor y Erich Menor. Picnic en el gran palmeral de Le Gleitat antes de dirigirnos hacia la bella cima del Paso Tifoujar, desde donde podremos admirar una impresionante panorámica del valle al atardecer. 

El Paso Tifoujar es un lugar ineludible del Adrar, un paso arenoso que permite conectar las dunas del Erg Amatlich y el valle Blanco Oued Abiod. Es uno de los únicos arenosos de Mauritania y antes de descenderlo, la vista panorámica de 360° de la inmensidad de las dunas es espectacular. Cena y noche en acampada al aire libre. 

Distancia 100 km. Tiempo: 3 horas.

Día 4. Paso Tifoujar - Valle Blanco - Toungad - M’Haïreth - Chinguetti.

Desayuno. Pequeño paseo para aquellos que lo deseen en el Valle Blanco. Nuestra ruta continúa a través de una sorprendente variedad de paisajes entre dunas y lechos de ríos secos, hasta llegar a uno de los mayores palmerales de la región de Adrar: el palmeral de M’Haïreth. Con más de 10 Km2 de extensión y rodeado por un magnífico cordón de dunas, es uno de los preferidos de los viajeros desde el punto de vista estético. Haremos un picnic a la sombra de las palmeras datileras y cerca de su poblado de tikit, cabañas redondas tejidas de palma. Llegada por la tarde a Chinguetti, la famosa ciudad de las arenas, cuyo casco antiguo es Patrimonio de la Humanidad desde 1996. Alojamiento y cena en albergue. 

Distancia: 140 km. Tiempo: 4 horas.

Situado al sur de Atar, el Valle Blanco llamado también El Abiod, es una profunda falla que marca la entrada occidental del Adrar. Es como una avenida de arena que se extiende entre dos enormes acantilados de arenisca oscura, arena hasta donde alcanza la vista con algún palmeral aquí y allá. Sorprende el contraste de las dunas blancas con la negrura de la meseta.

Ante tus ojos, una larga cinta de palmeras serpentea sin fin por un estrecho valle... Desde lo alto de sus acantilados, M'haïreth ofrece una de las panorámicas más espectaculares del viaje. Con unos 15 kilómetros de largo, es uno de los mayores oasis del Adrar y sus dátiles tienen incluso fama de ser los mejores de la región. Pequeños y ligeramente dulces, son perfectos con un vaso de té. Son característicos sus tikit, cabañas tradicionales construidas con troncos de palmera y tamarisco que se utilizan durante los calurosos meses de verano.

Chinguetti. Enclavada entre las dunas del Erg Ouarane, en el corazón del Adrar, Chinguetti es una ciudad con historia en un entorno intemporal. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, la antigua ciudad se construyó en los siglos XI y XII para satisfacer las necesidades de las caravanas que cruzaban el Sáhara. Estos centros comerciales y religiosos se convirtieron en importantes focos de la cultura islámica. El comercio transahariano con el Magreb, Arabia y el África Negra aseguró la prosperidad de la ciudad durante mucho tiempo y permitió que la cultura islámica se transmitiera a través de las fronteras. En su apogeo, en el siglo XVIII, la población contaba con una docena de mezquitas.

Para los mauritanos, es una de las grandes ciudades santas del islam, como La Meca, Medina o Jerusalén, en la que los peregrinos solían reunirse para emprender la larga peregrinación a La Meca.

Víctima inexorable del encenagamiento, la antigua ciudad, conserva sus casas patio separadas por callejuelas que conducen todas a la mezquita con su característico minarete cuadrado. Este entramado arquitectónico es testigo de un modo de vida tradicional, centrado en la cultura nómada de las poblaciones del Sáhara Occidental.

Como ciudad de eruditos, conserva varias bibliotecas familiares, verdaderos tesoros literarios amenazados de destrucción. Los manuscritos más antiguos datan del siglo XI y algunos de ellos fueron escritos sobre pieles de gacela utilizando plantas (verde), índigo (azul), óxido de hierro (rojo), carbón vegetal (negro) y goma arábiga para fijar la escritura. Las obras tratan del islam, pero muchas también hablan de ciencia o literatura. 

Día 5. Chinguetti - Erg Ouarane.

Desayuno. Visita del casco antiguo y una de las bibliotecas más antiguas del país. A las afueras de la ciudad nos esperan nuestros camellos. Iremos en caravana por el desierto de Erg Ouarane hasta el oasis donde vamos a descansar y hacer nuestro picnic. Son 2 horas de camello, quien no desee montar puede ir andando o bien en 4x4. Continuaremos más tarde para montar nuestro campamento. Cena y noche en acampada al aire libre.

Distancia: 20 km. Tiempo: 3-4 horas.

Erg Ouarane. Como si fueran los brazos del desierto, esta enorme zona de dunas, se extiende a lo largo de casi 800 km por Mauritania y Argelia. Las dunas se suceden de un lado a otro en 360º, enroscándose en Chinguetti que intenta resistir a ser tragada por la arena. Hay algo inquietante en las dunas del erg de Ouarâne, quizá por sus sugerentes curvas o su embriagador color amarillo, dando lugar a un fantástico espectáculo en el crepúsculo.

Día 6. Erg Ouarane - Oasis Tanouchert.

Desayuno. Paseo por la mañana en el silencioso y tranquilo desierto del Sáhara. Más tarde en nuestros 4x4 nos encaminaremos a la perla del desierto Tanouchert, cuyos acogedores habitantes harán que nuestro viaje sea inolvidable. Cena y alojamiento en hostal tradicional.

Distancia: 40 km. Tiempo: 2 horas

Oasis de Tanouchert. Situado al este del Erg de Ouarane, un poco más cerca de Ouadane que de Chinguetti, aparece de repente como si fuera un espejismo. En el pasado fue un lugar importante para las caravanas y actualmente habitado principalmente durante el periodo de recolección de dátiles. Los habitantes del oasis están encantados de recibir a los visitantes donde disfrutaremos de una velada musical y conoceremos algo más sobre la cultura nómada.

Día 7. Oasis Tanouchert - Ouadane.

Desayuno. Pasearemos por los jardines de Tanouchert antes de partir hacia Ouadane, al igual que Chinguetti también Patrimonio de la Humanidad. Llegada a Ouadane y visita del casco antiguo y los jardines. Cena y alojamiento en hostal tradicional o albergue.

Distancia: 40 km. Tiempo: 2 horas.

Ouadane. Es sin duda la más impresionante de las ciudades históricas de Mauritania. Las casas de su casco antiguo se aferran a la ladera del acantilado, dominando la colina y creando al atardecer un espectáculo grandioso. En este laberinto de callejuelas rodeadas por una imponente muralla, la calle de los cuarenta eruditos recuerda la época en que Ouadane albergaba cuarenta escuelas coránicas. Una época de esplendor que le ha valido su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. 

Fundada en 1141 sobre las ruinas de 4 ciudades, la ciudad tuvo una intensa influencia espiritual durante su periodo de prosperidad, estando situada estratégicamente en la ruta caravanera que aseguraba el comercio transahariano. Fue en Ouadane donde se fundó la primera universidad del desierto y donde se publicó el manuscrito más antiguo hallado en Mauritania.

Fueron muchos los eruditos que adquirieron aquí sus conocimientos y que a los que las condiciones de vida extremadamente difíciles, causadas por el clima cada vez más árido, obligó al exilio, principalmente a Chinguetti. 

Como todas las demás ciudades históricas de Mauritania, Ouadane experimentó un declive al entrar en el siglo XX, por la escasez de caravanas comerciales, pero también la dilución del cemento, la presencia de termitas, el viento... El éxodo de la población continuó hasta los años sesenta, y sólo en los últimos diez años aproximadamente una toma de conciencia colectiva ha propiciado el regreso de los nativos de Ouadane. Hoy en día, Uadane, cuyo nombre significa "la ciudad de los dos uadis" (el uadi del conocimiento y el uadi de los dátiles), está orgullosa de su patrimonio. El desarrollo de la ciudad se basa en un creciente interés por el turismo, que debería permitirle recuperar parte de su aura, al tiempo que preserva y restaura su rico pasado cultural y espiritual.

Día 8. Ouadane - Amogjar (pinturas rupestres de Agrour) - Atar - Akjoujt - Nouakchott.

Desayuno. A la salida de Ouadane, veremos la vista panorámica en el Alto de Amogjar y también visitaremos las pinturas rupestres en Agrour. Atravesando Atar y Akjoujt, llegaremos a Nouakchott antes de la caída del sol. Iremos directamente al puerto para ver el ocaso en el Atlántico y a los pescadores regresando del mar. Cena y alojamiento en hotel, hasta el traslado al aeropuerto de madrugada, para el vuelo de regreso.

Distancia: 620 km por carretera. Tiempo: 7 horas.

El paso de Amogjar. Uno de los parajes más bellos de Mauritania: los cañones del paso de Amogjar. Este paisaje de western, con sus montañas tabulares y sus simas, fue el escenario del rodaje de la película francesa "Fort Saganne" en 1984 y para la que se construyó un verdadero fuerte. Un marco excepcional que se extiende hasta donde alcanza la vista.

En toda la región, los acantilados están salpicados de cuevas prehistóricas cubiertas de pinturas rupestres. Jirafas, figuras danzantes y ganado están pintados en los caos rocosos. Más adelante, los frisos que representan elefantes datan de varios milenios.

Agrour. Se trata de un montículo rocoso con una altura de 690 metros ubicado en la cima del paso de Amogjar. Sus resguardos rocosos, conocidos como el sitio rupestre del Agrour, contienen la colección más rica de pintura rupestre del país. El deterioro ha borrado algunos de los frescos. Las pinturas son heterogéneas y se han identificado ocho grupos estilísticos, que van desde el periodo "pastoral" hasta los graffiti más recientes. Los temas principales son los diseños geométricos, la fauna como jirafas, leones y cocodrilos, el ganado y las personas. El grupo más importante es un friso de bailarines.

Atar. Capital de la región de Adrar, Atar es una ciudad animada a la hora del mercado, a pesar de la canícula, que no se ve atemperada por la brisa marina como en la costa. En los puestos de las pequeñas tiendas se vende de todo, desde bastoncillos de kohl hasta jabón de Marsella y tabaco marroquí. Y también productos locales: sacos de dátiles secos, carbón vegetal, carne seca de camello, cebollas y tomates de las huertas que rodean la ciudad.

Día 9. Nouakchott - España.

Vuelo de regreso y llegada en el día.

Nota: en el tiempo estimado de duración de los trayectos no se incluyen paradas y descansos y las visitas turísticas.

TASAS

Las tasas aéreas y locales no están incluidas en el precio de venta del viaje y es importante no confundir unas con otras.

Las tasas aéreas hacen referencia al combustible, costes de seguridad, impuestos gubernamentales… Van incluidas en el precio del billete y no se conoce su importe definitivo hasta que se emiten los billetes. Por esta razón, y antes de realizar el segundo pago del viaje, os comunicaremos el importe final de dichas tasas. Tasas estimadas: 430¤ (Importe sujeto a cambios hasta la hora de emisión del billete).

Las tasas locales (si las hubiere) se abonan directamente al tomar algún vuelo durante el viaje (vuelos internos por lo general) o en el aeropuerto de salida. Su importe lo marcan las autoridades aeroportuarias locales. No existen tasa de salida al abandonar el país.

Información sujeta a modificaciones

DOCUMENTACION y SANIDAD

Documentación. Pasaporte con validez 6 meses a la fecha de entrada en el país y hojas libres.

Visado. Los ciudadanos con pasaporte español necesitan visado para entrar en el país. Se puede tramitar a la entrada en el aeropuerto. Precio aproximado: 55¤.

Sanidad. No es obligatoria ninguna vacuna para entrar en el país. Para  más información dirigirse al Ministerio de Sanidad: Enlace al Ministerio de Sanidad.

Válido para ciudadanos con pasaporte ESPAÑOL, otras nacionalidades consultar.

Destinos por países