Armenia - Georgia
10 días

Las posibilidades que la región caucásica ofrece para el turismo cultural son muy amplias; además de contar con unos entornos naturales de gran belleza, posee también un patrimonio histórico-artístico considerable que está aún por descubrir al turismo. Nos estamos refiriendo concretamente a dos países de historia milenaria en los que el cristianismo eclosionó en los primeros siglos de nuestra era: Armenia y Georgia.
Armenia es un país con una historia antigua y rica cultura. De hecho, este es uno de los países más antiguos del mundo. La investigación científica, numerosos hallazgos arqueológicos y manuscritos antiguos demuestran que las Tierras Altas de Armenia son la cuna de la civilización.
Situada en el Cáucaso Sur. Está bordeada por Georgia al norte, por Irán al sur, por Azerbaiyán al noreste y al sudoeste, por Turquía al oeste.
El territorio de Armenia ocupa un área de 29.800 kilómetros cuadrados, el país está situado a una altura de 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Hablar de Georgia es hablar de una historia milenaria y de una cultura extremadamente rica.
En sus espectaculares paisajes pueden verse algunas de las iglesias más antiguas del mundo, ciudades cavadas en la roca, magníficos ejemplos de arquitectura contemporánea y yacimientos arqueológicos de incalculable valor. Este pequeño país ha sufrido a lo largo de los siglos decenas de invasiones, que han dado lugar a una mezcla extraordinariamente interesante de legados.
A pesar de las influencias árabes, persas, otomanas, mongoles y rusas, Georgia ha logrado preservar sus tradiciones y mantener intacta su identidad. Uno de los rasgos distintivos del que se enorgullecen los georgianos es su idioma. No en vano, la lengua georgiana, así como su alfabeto, es una de las más antiguas del mundo.

Destinos por países