Los Misterios de Arabia Saudita

Los Misterios de Arabia Saudita

11 días

Aterrizaremos en la capital del reino de Arabia Saudita: Riad, un pequeño oasis del desierto que se ha convertido en una de las mayores capitales del mundo, contada a través de su fascinante arquitectura.

A pocos kilómetros de la ciudad se encuentra la antigua ciudad de Diriyah, uno de los lugares más importantes del país y desde donde arrancó la historia de la conquista de la Península Arábiga por parte de la familia Al Saud.

En tren nos dirigimos al norte del país a la ciudad de Ha’il, una tierra donde los paisajes de ensueño de Arabia son el escenario de las 1001 noches. Transitaremos por parajes que contienen algunas de las mejores representaciones de arte rupestre neolítico del país: Jebel Umn Sanman en Jubbah y el Jebel al-Manjor y Raat en Shuwaymis; ambos declarados en 2015 Patrimonio Mundial de la UNESCO por sus numerosos paneles de petroglifos y sus ricas inscripciones. Tendremos también tiempo para recrearnos en el desierto de Nefud Al Kabir, cuya traducción literal es "gran extensión de dunas".

En la región de Al Ula conoceremos la antigua ciudad de Dedan, importante oasis enclavado en la Ruta del Incienso que atravesaba el sur de Arabia y el mundo mediterráneo. Nuestra siguiente parada será la ciudad vieja de Al-Ula, convertida a principios de la era islámica en un importante punto de paso en la ruta de peregrinación hacia La Meca. Descubriremos los yacimientos arqueológicos de Ekma y Abu 'Aoud, donde los habitantes del oasis escribieron textos en caracteres antiguos. Desde la cima del Harrat Al-Uwayrid como mirador, disfrutaremos de una impresionante panorámica del oasis de Al-Ula. 

Alcanzaremos al fin la célebre Mada’in Saleh cuyo nombre original era Al-Hijr o Hegra en griego. Se trata de la ciudad más meridional del reino Nabateo, en este fascinante lugar disfrutaremos de los secretos de sus tumbas, inscripciones y edificaciones en piedra. Pasaremos por Jibal Al-Rukkab y el sendero del Leopardo, así como Jebel Al-Fil y haremos un tiempo de relax junto a la "Roca del Elefante".

De camino a Jeddah pasaremos por la ciudad santa de Medina y finalizaremos nuestra ruta en la ciudad de Jeddah con su tradicional y ancestral arquitectura “Hiyaz”, que los artesanos locales llevaron a un nivel de arte y tecnología de construcción altamente refinada.

DIA ITINERARIO HOTEL COMIDAS
1 España - Riad. Hotel ***
2 Riad. Visita de la ciudad. Hotel D-A
3 Riad. Tren a Ha’il. Hotel D-C
4 Ha’il - Jubbah - Nefud Al Kabir - Al Ula. Hotel D-C
5 Al Ula. Visitas. Hotel D-C
6 Al Ula - Mada’in Saleh (Hegra) - Medina. Hotel D-C
7 Medina - Jeddah. Hotel D-C
8 Jeddah. Visita de la ciudad. Hotel D-C
9 Jeddah - España. *** ***
D: desayuno A: almuerzo C: cena
El itinerario podría ser modificado en caso variación frecuencia/horario tren
Salidas de Madrid y Barcelona, consultad disponibilidad y suplementos para otras ciudades
Dependiendo del vuelo puede producirse un día más de recorrido, siempre con mismas noches de hotel

Precios

por VIAJERO en habitación doble
Mínimo 2 viajeros 3.980¤
Suplemento habitación individual 1.150¤
Noche extra en doble      75¤
Noche extra en individual    135¤
Tasas estimadas    385¤
Salida compartida en destino
Mínimo 2 viajeros / máximo 20
Nota VUELO INTERNACIONAL: los precios estarán sujetos a disponibilidad aérea a la hora de hacer la reserva. En caso de no existir plazas en mismo precio cotizado, se comunicará el suplemento correspondiente al solicitar la información y antes de proceder a la formalización de la reserva.

Salidas

11/11/2022
02/12/2022
13/01/2023
10/02/2023
03/03/2023
21/04/2023

Servicios incluídos

•    Vuelo internacional en línea regular clase turista ida a Riad y regreso desde Jeddah
•    Tren rápido Riyadh/Ha’il
•    Traslados y transporte durante todo el recorrido
•    Hoteles turista 4* (9 noches de hotel)
•    Visitas detalladas con entradas incluidas
•    Media pensión a excepción de los días de entrada y salida
•    Guía local acompañante en castellano
•    Seguro de asistencia médica

SERVICIOS INCLUIDOS
•    Tasas aéreas
•    Visados
•    Bebidas en las comidas incluidas o alimentación no especificada
•    Servicio de maleteros, cualquier servicio no indicado en el apartado de incluidos

LA RUTA

Día 1. viernes. España - Riad.
Presentación en el aeropuerto para salir en vuelo con destino Riad. Asistencia a la llegada en el aeropuerto y después de los trámites de inmigración traslado al hotel y libre.

Riad. La capital del Reino de Arabia Saudita, es uno de los principales destinos turísticos del país, al mismo tiempo que un importante centro financiero y de negocios. En 1920 ocupaba aproximadamente 1 km2 y apenas cien años más tarde, la ciudad se extiende a lo largo de 2.000 km2, albergando algunos de los mejores edificios y mezquitas del país.

No obstante Riad es una ciudad con una intrigante historia que se remonta al pasado. En su día fue un minúsculo pueblo oasis llamado Hajr, utilizado para poco más que alimentar a los antiguos comerciantes que cruzaban los grandes desiertos de Arabia. El viaje de la capital de Arabia Saudita está lleno de historias de valentía, el ascenso y la caída de imperios, el sorprendente oro negro y la ridícula riqueza. Esta es la historia de cómo un pequeño oasis del desierto se convirtió en una de las mayores capitales del mundo, contada a través de su fascinante arquitectura.

Día 2. sábado. Riad. Visita de la ciudad.
Desayuno. Comenzaremos nuestro recorrido por la ciudad visitando el Museo Nacional, que ofrece una visión general de la historia de la civilización árabe desde la Prehistoria hasta nuestra era moderna. Continuaremos hacia el cercano Palacio de Murabba, uno de los edificios significativos de la ciudad, en restauración en estos momentos ser hará la visita del exterior. Almuerzo en un restaurante típico local saudí.
Por la tarde continuaremos nuestro recorrido por la mística ciudad de Riad visitando la Fortaleza Masmak y su museo que representa la historia de la conquista de Arabia por la familia Al-Saud. Al final de la tarde pasaremos por la Torre del reino y la Faisaliah, de regreso al hotel.

Museo Nacional. El único museo de categoría mundial de Riad, cuenta con impresionantes exposiciones y fascinantes artefactos de todo el reino, incluida una reproducción a tamaño real de una de las tumbas nabateas de Madain Saleh. El desarrollo de un museo como éste es un indicio de hacia dónde se dirige el reino: uno de los objetivos de los planes Visión 2030 del país es poner un museo en cada una de las principales ciudades del reino, ya que Arabia Saudita pretende ser más atractiva para los turistas. Se han dispuesto ocho galerías en dos plantas en un recorrido bien pensado que lleva a los visitantes desde la prehistoria hasta la era moderna. Con tecnología de vanguardia y pantallas de cine de 180º, las exposiciones cuentan la historia de la creación del Reino.

El Palacio de Murabba. Construido al comienzo del boom petrolero de Arabia Saudita, en 1936, el Palacio de Murabba representa el momento en que el reino encontró el petróleo. El rey Abdul Aziz construyó el palacio de Murabba en una zona de las afueras de Riad y abandonó la fortaleza de Masmak, convirtiéndolo en su residencia permanente. En el palacio se recibió el primer automóvil del país, -un Rolls Royce, regalo del primer ministro británico Winston Churchill- y se instaló el primer ascensor eléctrico del país para el anciano rey. El Palacio de Murabba es ahora un museo con objetos históricos y archivos que contienen muchas cartas y fotografías del rey. Lo más destacado para muchos visitantes es ver el coche que se envió al rey.

Fortaleza de Masmak representa la valentía del padre de la moderna Arabia Saudita, Ibn Saud (el rey Abdul Aziz). La fortaleza fue también el lugar en el que, el 14 de enero de 1902, el rey Abdul Aziz conquistó con éxito la ciudad y mató al jefe de Riad, Ibn Ajlan, en lo que se conoce como la batalla de Riad. La fortaleza, construida en barro, se ubica en la zona histórica del sureste de Riad, conocida como Ad Dirah, tiene cuatro torres de vigilancia redondas y gruesos muros de barro y arcilla. Hoy es un museo que celebra aquel momento histórico en el que el joven Ibn Saud capturó Riad para restablecer la dinastía saudí. En el interior de la estructura tipo castillo, se exponen armas históricas, ropa tradicional saudí y herramientas domésticas repartidas en dos plantas.

Día 3. domingo. Riad. Tren a Ha’il. Visita de la ciudad.
Tras el desayuno saldremos hacia la estación de tren de Riad para tomar el tren hacia Ha'il. El enlace ferroviario nos permite llegar a Ha'il en poco menos de cinco horas. A la llegada a Ha’il nos trasladaremos a nuestro hotel y a primera hora de la tarde, visitaremos el Fuerte de A'Arif y el cercano museo del patrimonio. Daremos también un paseo por el mercado tradicional donde encontraremos las delicias locales. Pasaremos por el Museo Regional y, si está abierto, entraremos para admirar sus colecciones.

Provincia de Hai’l. La provincia de Ha'il, situada en el centro norte del país, es una tierra donde los paisajes de ensueño de Arabia son el escenario de las 1001 noches. Desde los grandiosos volcanes blancos del Harrat Bani Rashid, al oeste, hasta las vastas extensiones de dunas del majestuoso Nefud Al-Kebir que rodean el legendario Jebel Aga, y desde los antiguos artistas de la prehistoria hasta los primeros exploradores de Arabia, la provincia de Hail ofrece un viaje a través de los míticos paisajes árabes y del tiempo.
Sus antiguos moradores nos dejaron huellas de su presencia, testimonios únicos de presencia humana hace miles de años y del pasado verde de esta tierra hoy seca. Verdaderas obras de arte rupestre esculpidas en la roca, representando a seres humanos, pero también a animales como búfalos, íbices, avestruces, leones, camellos… junto a inscripciones en alfabetos antiguos. Por su extraordinaria riqueza, los sitios más famosos de Jubbah y Ash-Shuwamis fueron declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2015.
Durante el comercio caravanero, a partir del primer milenio a.C., la provincia de Ha'il se convirtió en una de sus encrucijadas, su ubicación estratégica no sólo de este-oeste entre el Golfo de Arabia y el Mar Rojo, sino también entre norte-sur entre los antiguos imperios de Mesopotamia y Yemen (Saba, Hadramawut, Himyar,...). Más tarde, Ha'il se convirtió en una de las principales escalas en la ruta de peregrinación de Bagdad a La Meca en el siglo XII, denominada Darb Zubaida en honor a la esposa del sultán.

Hai’l. La ciudad, capital de la provincia homónima, está situada en el centro del norte de la Península Arábiga, en el lado oriental del enorme Jibal Aga y al margen del vasto desierto del Rub' Al-Khali. Su posición central y los pozos alimentados por el agua de lluvia drenada de las montañas cercanas, hicieron de Hail un importante oasis en las antiguas rutas comerciales de las caravanas. Aunque no hay restos de esta época, las antiguas inscripciones encontradas en el desierto circundante atestiguan esta pasada presencia humana. Es conocida por la generosidad de sus gentes en Arabia Saudí y en el mundo árabe. Desde 1836 hasta 1921 fueron muchos los viajeros extranjeros que visitaron la ciudad, describiendo posteriormente en sus libros y diarios sus impresiones. Entre ellos, Georg August Wallin (1854), William Gifford Palgrave (1865), Charles Huber (1878 y 1883), Lady Anne Blunt (1881), Julius Euting (1883), Charles Montagu Doughty (1888) y Gertrude Bell (1914).

Fuerte A'arif. Codiciada por su ubicación estratégica, la ciudad de Hail albergó varios edificios fortificados que protegían a sus gobernantes. El más antiguo y probablemente el más famoso es este construido en la cima de una roca que ofrece la mejor panorámica sobre la ciudad.

Día 4. lunes. Ha’il - Jubbah - Nefud Al Kabir - Al Ula.
Desayuno en el hotel. Esta mañana nos dirigimos a conocer dos parajes que contienen las mejores y más antiguas representaciones de arte rupestre neolítico del país: Jebel Umn Sanman en Jubbah y el Jebel al-Manjor y Raat en Shuwaymis. Ambos fueron declarados en 2015 Patrimonio Mundial de la UNESCO por sus numerosos paneles de petroglifos y sus ricas inscripciones. De camino a Al-Ula disfrutaremos del desierto de Nefud Al Kabir, que significa literalmente "gran extensión de dunas". Proseguiremos nuestra ruta hacia la famosa zona de Al Ula, a donde llegaremos a primera hora de la tarde y nos registraremos en nuestro hotel bellamente ubicado, campamento permanente en el desierto, nuestra base para la noche.

Jubbah. El oasis de Jubbah es el remanente de un antiguo lago que en épocas más húmedas era rico en gente, flora y fauna. El mar de arena del desierto de Nafud rodea la llanura barrida por el viento alrededor de Jubbah, al oeste del oasis se encuentra Jebel um Sanman, o "Montaña de las dos jorobas". En esta elevación de piedra arenisca se encuentran algunas de las mejores obras de arte rupestre de la Península Arábiga. Las imágenes están profundamente incisas en las caras de los acantilados de piedra y la profundidad de las incisiones permite que las imágenes se muestren claramente. Los petroglifos incluyen una variedad de figuras masculinas y femeninas que arrojan luz sobre las actividades humanas, los peinados y la vestimenta. Las escenas de caza documentan la gran variedad de animales que se obtenían durante la fase húmeda del Holoceno, así como las armas y estrategias empleadas. Estos pastores nómadas cazaban con arco y flechas, lanzas y posiblemente palos arrojadizos. También contaban con jaurías de perros de caza que rodeaban la caza durante la misma. Algunos aspectos de las escenas muestran afinidades con el arte rupestre, en su mayoría pintado más que grabado, en una amplia franja del norte de África que incluye Argelia, Libia y Egipto. Las representaciones abarcan 10.000 años de historia.

Shuwaymis la obra maestra de la prehistoria árabe. Este yacimiento, famoso en todo el mundo y que contiene algunas de las tallas más antiguas y destacadas del país, es un lugar fascinante. La UNESCO destacó: {constituye un testimonio excepcional de los desafíos de las sociedades del pasado en respuesta a las catástrofes medioambientales. Además, los petroglifos de Shuwaymis son un testimonio excepcional de una sociedad que desapareció, dejando un registro excepcionalmente detallado de su existencia}. Los grabados se encuentran en el extremo sur de un valle que discurre en una amplia dirección norte-sur y contiene una serie de antiguos wadis por los que corría el agua cuando el clima árabe era más húmedo.

Nefud Al-Kebir. El Nefud Al-Kebir es un gran desierto de dunas en el norte de la Península Arábiga, su nombre en árabe su nombre significa "El gran desierto de dunas" y también se le conoce simplemente como el desierto de Al-Nefud. Se extiende a lo largo de 290 kilómetros y cubre una superficie de 103.600 kilómetros2. Desde su extremo oriental, el Nefud Al-Kebir está conectado con el Dahna, un estrecho corredor de dunas que se extiende a lo largo de 1.300 kilómetros y llega al mayor desierto de dunas del mundo, el Rub' Al-Khali. Al ser la última gran zona de dunas antes de Irak y la zona oriental, ha tenido durante mucho tiempo la reputación de ser un desierto intransitable e inhóspito que mantenía a la Península Arábiga fuera del alcance del resto del mundo, pero esto es un mito. Un ejemplo famoso se encuentra en el libro "Los siete pilares de la sabiduría" de T. E. Lawrence, donde describe una temeraria travesía del Nefud Al-Kebir para atacar Aqaba. Pero el relato de Lawrence no se ajusta a la realidad del terreno, ya que simplemente no es necesario cruzar el Nefud para ir a Aqaba, independientemente del punto de partida. En cambio, este desierto desempeñó un gran papel en la historia de la Península Arábiga y aún conserva algunas huellas de una actividad humana muy antigua.

Día 5. martes. Al Ula.
Desayuno en el hotel. El día de hoy conoceremos algunos de los lugares más significativos de la región de Al Ula. Visitaremos la antigua ciudad de Dedan, importante oasis en la Ruta del Incienso que transitaba entre el sur de Arabia y el mundo mediterráneo. Nuestra siguiente parada será la ciudad vieja de Al-Ula, que se convirtió a principios de la era islámica en un importante punto de paso en la ruta de peregrinación hacia La Meca. Almorzaremos en ruta para visitar más tarde los yacimientos arqueológicos de Ekma y Abu 'Aoud, donde los habitantes del oasis escribieron textos en escrituras antiguas que intentaremos conocer.

Al-Ula pertenece a la provincia de Medina y está situada en el extremo noroeste del país entre dos grandes montañas, sobre un fértil valle que lleva las bondades de la tierra. La zona de Al Ula es un verdadero testimonio de la excelencia humana y la belleza natural. Un auténtico museo al aire libre rodeado de naturaleza, donde compiten formaciones rocosas, cañones y barrancos con majestuosos tesoros tallados por sus antiguos moradores. El origen de dos reinos claves en la historia del país: Dedan y Lihyan, y hogar de un fabuloso asentamiento nabateo, Madain Saleh, el área posee un atractivo propio y yacimientos arqueológicos ocultos, la mayoría de los cuales nunca se han visto. Su historia se remonta al VI a.C. y tuvo un papel importante en la Ruta del Incienso, red de comercio de especias y seda a través de la Península Arábiga, Egipto y el subcontinente indio.

Dedan. Entre los descubrimientos más reveladores de toda Al Ula se encuentra el yacimiento arqueológico de la ciudad de Dedan, antigua capital de los reinos de Dedan y Lihyan. Su interés, no sólo por la extensión de los restos, sino también porque su historia es mucho más antigua que la de la vecina Madain Saleh. La ciudad, construida meticulosamente en piedra sobre el oasis del valle, se remonta a finales del siglo IX y principios del VIII a.C. (reino de Dadan) y al siglo V-II a.C. (reino de Lihyan). La calidad de los restos de este antiguo yacimiento es un vibrante testimonio de la riqueza, la extensión y la intensidad del comercio caravanero de principios del primer milenio a.C., ya que se encontraron influencias de todos los grandes imperios del antiguo Oriente Medio.
Destacan, en las tumbas talladas en las laderas, algunos monumentos funerarios con esculturas de leones históricamente significativas. En aquella época, los leones representaban el poder y la protección, por lo que los artesanos los esculpían sobre los enterramientos de las élites sociales y la realeza.

Ciudad antigua de Al Ula. A diferencia de otros lugares el casco antiguo de al Al Ula estuvo habitado hasta la década de los 80, es un lugar vital para los amantes de la historia ya que fue el principal asentamiento para aquellos que viajaban desde Damasco a La Meca. El sistema de viviendas, con todas las casas interconectadas entre sí, hace pensar a los historiadores que fue un mecanismo de defensa contra posibles invasores. En la época de más auge la ciudad poseía 14 puertas abiertas durante el día por donde transitaban visitantes y comerciantes, que eran cerradas herméticamente por la noche.

Ekma. Es el yacimiento más impresionante de inscripciones dedánticas, el libro de historia de los antiguos reinos árabes y la mayor biblioteca abierta de Arabia Saudí. En la roca hay un increíble documento histórico que incluye inscripciones, talladas en la roca roja, que se remontan al reino Lihanita. Presenta un color rojo oscuro y una gran altitud que lo hacen parecer una pintura natural increíblemente adorable.

Día 6. miércoles. Al Ula - Mada’in Saleh (Hegra) - Medina.
Desayuno. Hoy comenzamos nuestra ruta con la visita de la afamada Hegra (Mada’in Saleh) cuyo nombre original era Al-Hijr o Hegra en griego. Se trata de la ciudad más meridional del reino Nabateo, conoceremos este fascinante lugar y los secretos de sus tumbas, inscripciones y edificaciones en piedra. Después del almuerzo nos dirigiremos a Jibal Al-Rukkab y al sendero del Leopardo. A continuación, visitaremos Jebel Al-Fil para pasar un rato de relax junto a la "Roca del Elefante". Por la tarde, nos dirigiremos hacia la ciudad de Medina pasando por la antigua ruta ferroviaria HIjaz.

Mada’in Saleh, conocida también como Hegra fue la capital del sur del reino nabateo, mientras que Petra fue su capital del norte. En un paisaje cargado de historia y leyenda, las tumbas de Mada'in Saleh son los únicos restos tangibles de un pueblo que se desvaneció literariamente, como cultura, en la noche de los tiempos. Construida en su mayor parte durante el siglo I de nuestra era, la antigua ciudad de Hegra (Al-Hijr) es a veces llamada la Petra de Arabia Saudí por su parecido con la capital del Imperio Nabateo en la actual Jordania. La ubicación fue elegida estratégicamente, construyéndose en un punto de paso de las antiguas rutas comerciales en la ruta de caravanas que unía el sur de Arabia con la cuenca mediterránea y Mesopotamia. Se conservan 94 tumbas excavadas en la piedra arenisca, el Triclinum, los antiguos pozos y decenas de inscripciones nabateas y árabes antiguas dejadas por las personas que vivieron en este sitio. Fue el primer lugar de Arabia Saudí incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Jibal Al-Rukkab, una joya oculta a un par de kilómetros de la antigua ciudad nabatea de Hegra. Se trata de un macizo de arenisca atravesado por numerosos cañones profundos y escarpados donde la erosión ha esculpido formas increíbles. Los enormes bancos de arena rodean el Jibal Al-Rukkab y bordean la mayoría de sus cañones, proporcionando un fácil acceso a impresionantes miradores sobre las fantásticas formas rocosas y el laberinto de valles que recorren el macizo.

Al-Fil la "Roca del Elefante", una de las muchas maravillas geológicas de la zona que se eleva hasta una altura de 52 metros entre las doradas arenas del desierto. A diferencia de las fachadas ornamentadas y talladas a mano de las tumbas nabateas de la cercana Hegra, la "trompa" y el "cuerpo" de esta bestia monolítica de arenisca roja fueron moldeados por fuerzas naturales: millones de años de erosión del viento y el agua.

Día 7. jueves. Medina - Jeddah.
Después del desayuno visitaremos la ciudad santa de Medina. En el centro de la ciudad, la vasta Al-Masjid an-Nabawi (Mezquita del Profeta) es un importante lugar de peregrinación islámica. Su llamativa cúpula verde se eleva sobre las tumbas del profeta Mahoma y los primeros líderes islámicos Abu Bakr y Umar. La Masjid al-Quiblatain (mezquita Quiblatain) es conocida como el sitio donde el profeta Mahoma recibió la orden de cambiar la dirección de la oración a La Meca. Visitaremos las afueras de la ciudad solamente, excepto las áreas sagradas de peregrinación y concluiremos el día con un corto paseo cerca del monte Uhud para disfrutar de la puesta de sol sobre la ciudad. Conoceremos también el museo Dar Al Medina que relata la historia del islam y la biografía del profeta. Continuaremos más tarde hasta Jeddah donde haremos noche.

Día 8. viernes. Jeddah. Visita de la ciudad.
Desayuno. Comenzaremos nuestro recorrido con la visita del museo Abdul Raouf Khalil que presenta el patrimonio local y árabe, un sitio único. A continuación, nos dirigiremos al casco antiguo de Jeddah y disfrutaremos de un maravilloso paseo por Al-Balad, la parte antigua de la ciudad. Las joyas ocultas del mercado antiguo, las galerías ocultas de la antigua Jeddah, la comida local de Jeddah sólo para los lugareños... Durante la visita a Al-Balad, conoceremos Beit Nassif, una de las estructuras renovadas más destacadas de la ciudad antigua, que data de mediados del siglo XIX. Este edificio de cinco plantas ofrece a los visitantes la rara oportunidad de experimentar la mezcla de la arquitectura tradicional con la modernidad. Llegaremos al antiguo mercado del oro en la calle Gabel y la mezquita Ukash.
Pasaremos por la mezquita Al Rahmah y después, visitaremos la mezquita Flotante, esta arquitectura de una sola cúpula literalmente sobre el mar y que simboliza la audaz irrupción de Jeddah en la era moderna. Situada en un lugar envidiable, el patio de la mezquita ofrece vistas despejadas del Mar Rojo. Nuestro recorrido terminará en la Corniche, zona turística costera situada a lo largo del Mar Rojo, la cornisa cuenta con una carretera costera, zonas de recreo, pabellones y esculturas cívicas a gran escala, así como la Fuente del Rey Fahd, la más alta del mundo. Cena y alojamiento en Jeddah.

Jeddah alberga una arquitectura tradicional muy antigua, “Hiyaz”, que los artesanos locales llevaron a un nivel de arte y tecnología de construcción refinados. Este saber hacer ya fue elogiado por los primeros exploradores europeos. En 1503, el explorador italiano Ludovico di Varthema, que viajó a la India, hizo escala en Jeddah y ya describió sus casas como "muy hermosas". Tres siglos más tarde, el explorador británico George Annesly realizó un viaje similar y describió las casas de la ciudad como "impresionantes".
Como importante puerto comercial, se benefició durante siglos de las interacciones con las culturas de Oriente Medio, Asia y Europa, que enriquecieron las artes y la arquitectura Hiyaz.
Además, como puerto marítimo de La Meca, Yeddah ha acogido a millones de peregrinos procedentes de todo el mundo que aportaron nuevos conocimientos e intercambiaron ideas con la población local. Así mismo las actividades de construcción en Egipto, al otro lado del Mar Rojo, influyeron en las habilidades de construcción de los habitantes, como las famosas Rowshans y Mashrabiyas (ventanas proyectadas) que son características destacadas de la arquitectura de Hiyaz vinieron de Egipto a través de Jeddah. La arquitectura tradicional de la ciudad está incluida en la lista de la UNESCO.

Día 9. domingo. Jeddah - España.
Desayuno y a la hora convenida traslado al aeropuerto para el vuelo de regreso a España.

DOCUMENTACIÓN y SANIDAD

Documentación.
Pasaporte con validez 6 meses a la fecha de entrada y hojas libres. Es obligatorio que el pasaporte esté en buen estado y sin rotura alguna.
Para tramitar la reserva necesitamos copia escaneada del PASAPORTE en color

Visados. Se necesita visado para entrar en el país.
Se tramita online https://visa.visitsaudi.com/ precio aproximado 130 Euros. Podemos gestionarlo consúltanos si así lo deseas.

Sanidad.
No es obligatoria ninguna vacuna para entrar en estos países. Enlace al Ministerio de Sanidad.

Información válida para ciudadanos con pasaporte ESPAÑOL, otras nacionalidades consultar.

Información sujeta a modificaciones

Destinos por países