Siwa: la perla del Sáhara

Siwa: la perla del Sáhara

12 días

Con altibajos desde hace años como destino turístico, Egipto siempre ha sido una apuesta segura para una escapada en la que descubrir, o revisitar, los inmensos e inigualables recintos faraónicos actualmente en pie y reconocidos mundialmente. Muchos viajeros se ciñen únicamente a recorrer una parte minúscula del país, originando grandes concentraciones de turismo en zonas como el Valle del Nilo. Pero al oeste de la vía más occidental del país, en un inmenso yermo con una extensión semejante a media España, se halla el desierto Líbico, despoblado e ignorado por el turismo, a pesar de su belleza y misterios sin resolver. Para unir las dos caras del país os invitamos a conocer en la primera parte del viaje un Egipto diferente y continuar por supuesto con El Cairo, Aswan y Luxor

Nuestro primer contacto con el país será la capital desde donde nos desplazaremos por tierra hasta los límites del Gran Mar de Arena, allí se encuentra el oasis más inaccesible, hasta hace pocos años, y a la vez fascinante de todo Egipto: el oasis de Siwa. Sus moradores, descendientes de la tribu bereber, tienen una cultura y costumbres propias, así como un lenguaje claramente diferenciado del árabe: “el siwi”

Nos divertiremos rodando por las dunas del Gran Mar de arena y haremos una noche de acampada para disfrutar del cielo estrellado del desierto. Las increíbles dunas del Gran Mar de Arena constituyen el 10% de todo el desierto occidental egipcio, convirtiéndolo en uno de los paisajes de dunas más grandes del mundo.

Proseguiremos con El Cairo. Pirámides, museos, atardeceres a orillas del Nilo, aromas a especias y perfumes… la capital de Egipto sorprenderá a todos tus sentidos. 

En vuelo interno nos dirigiremos al sur del país. Aswan. Es la ciudad que entusiasma a los soñadores, viendo las puestas de sol al atardecer, dejando pasar el tiempo y disfrutando de las silenciosas imágenes que dejan las falucas surcando el Nilo.

Más al sur visitaremos Abu Simbel y sus dos fabulosos templos, desmontados y trasladados para salvarlos de la inundación de las aguas del lago Nasser.

Camino al norte rumbo a Luxor no faltarán el templo de Sobek y Haroeris: Kon Ombo en una orilla del Nilo y el templo de Edfu dedicado al dios halcón.

Bautizada por Homero como la ciudad de las cien puertas, Luxor está construida sobre la antigua Tebas. Está dividida en tres zonas formando el conjunto un verdadero museo al aire libre sin equivalencia alguna en ningún otro lugar del mundo.

DIA ITINERARIO HOTEL COMIDAS
1 España - El Cairo. Hotel ***
2 El Cairo - Oasis de Siwa. Eco Lodge D-A-C
3 Excursión Mar de arena. Acampada en tiendas D-A-C
4 Oasis de Siwa. Visita de la ciudad. Eco Lodge D-A-C
5 Oasis de Siwa - El Cairo. Hotel D
6 El Cairo. Visita de la ciudad. Hotel D
7 El Cairo. Vuelo Aswan. Visita de la ciudad. Hotel D
8 Excursión por tierra Abu Simbel. Hotel D
9 Aswan - Kon Ombo - Edfu - Luxor. Hotel D
10 Luxor. Visita de la ciudad. Hotel D
11 Luxor. Vuelo El Cairo. Libre. Hotel D
12 El Cairo - España. *** D
D: desayuno A: almuerzo C: cena

Viajes relacionados

Precios

PRECIO por VIAJERO en habitación doble

Mínimo 10 viajeros 1.685¤

Suplemento 4/9 viajeros    125¤

Suplemento habitación individual    395¤

Tasas estimadas    230¤

Salidas en privado mínimo 2 viajeros consultad

Mínimo 2 viajeros / máximo 18

Nota VUELO INTERNACIONAL: los precios estarán sujetos a disponibilidad aérea a la hora de hacer la reserva. En caso de no existir plazas en mismo precio cotizado, se comunicará el suplemento correspondiente al solicitar la información y antes de proceder a la formalización de la reserva.

Salidas

30/04/2022
07/05/2022
04/06/2022
02/07/2022
31/07/2022
13/08/2022
01/09/2022
15/09/2022
01/10/2022
15/10/2022
Salidas individuales: sábados y domingos de enero a octubre 2022

Servicios incluídos

Vuelo internacional en línea regular clase turista ida y vuelta a El Cairo

Vuelos internos El Cairo/Aswan y Luxor/Cairo

Traslados y transporte en privado acorde al número de viajeros con aire acondicionado

Hoteles turista 3* sup / 4* / 5* / ecolodge / acampada en mar de arena, desayuno y pensión completa en Siwa

Excursiones y visitas detalladas con entradas incluidas

Guía local en castellano durante las visitas programadas

Seguro de asistencia de viaje

SERVICIOS NO INCLUIDOS

Tasas aéreas. Ver detalle en apartado tasas

Visados. Ver detalle en apartado Documentación y Sanidad

Bebidas o alimentación no especificada

Servicio de maleteros, cualquier servicio no indicado en el apartado de incluidos

LA RUTA

Día 1. España - El Cairo.

Presentación en el aeropuerto para salir en vuelo con destino El Cairo. Asistencia a la llegada en el aeropuerto y traslado al hotel.

El Cairo. Pirámides, museos, atardeceres a orillas del Nilo, aromas a especias y perfumes… la capital de Egipto sorprenderá a todos tus sentidos. Conocida como la ciudad de los mil minaretes, más allá de sus monumentos y mezquitas El Cairo es una ciudad bulliciosa y viva, con callejones llenos de historia y cafés donde se fuma la shisha. La vida frenética de casi 20 millones de personas se abre paso en la dilatada historia de El Cairo. 

Día 2. El Cairo - Marsa Matruh - Oasis de Siwa.

Partiremos temprano hacia el oasis de Siwa. Es un día con un largo recorrido en el que haremos una parada en Marsa Matruh, agradable ciudad en la costa Mediterránea, para el almuerzo. Llegada por la tarde a Siwa descansando de esta larga etapa y poder disfrutar de la panorámica visión de este bello paraje. Oasis verdes rodeados por lagunas y grandes dunas.

Oasis de Siwa. Situado a tan solo 50 km de Libia, a 300 del Mediterráneo y a 500 del Nilo, forma parte del llamado desierto líbico, cubierto por las aguas del Mediterráneo hace miles de años. En la actualidad varios lagos salados rodean el oasis realzando si cabe la magia del paisaje, pero quizás son las trescientas fuentes de agua dulce repartidas por los caminos a la sombra de palmeras y olivos, lo que crea la belleza y riqueza de este oasis. En cuanto a sus habitantes, descendientes de la tribu bereber, tienen una cultura y costumbres propias, así como un lenguaje claramente diferenciado del árabe: “el siwi”. En ocasiones todavía podemos encontrarnos mujeres ataviadas con el traje tradicional y las mismas joyas de plata que usaron sus antepasados. No podemos negar la importancia histórica del lugar en el que aún permanecen restos de templos, símbolo de la fama y prosperidad que adquirió la ciudad en la época greco-romana, sin olvidar además la leyenda de que podría ser uno de los lugares donde se halla la tumba perdida de Alejandro Magno.

Nota: la hora de salida de Cairo será a las 06,30h para llegar a Marsa Matruh a las 11,30h, llegando a Siwa sobre las 17,00h, con tiempo suficiente de ver la puesta de sol.

Día 3. Excursión y acampada en el gran Mar de Arena.

Después del desayuno salida hacia el Mar de Arena donde disfrutaremos del día entre dunas de arena y acamparemos cubiertos en la noche por el gran manto del cielo estrellado, es una de las experiencias más agradables de Egipto.

Gran Mar de arena. Esta maravilla situada entre Libia y Egipto es una sucesión de largas formaciones con colinas de arena de norte a sur. Las increíbles dunas del Gran Mar de Arena constituyen el 10% de todo el desierto occidental egipcio, convirtiéndolo en uno de los paisajes de dunas más grandes del mundo. El lugar no solo es realmente llamativo por los diversos colores que irradia la arena en las diferentes horas del día o por las formaciones de dunas cambiantes, su inmensidad nos engulle haciéndonos parecer diminutos. Muchas son las leyendas originadas en este desierto, entre ellas la del destino del ejército del rey persa Cambises, que se adentró en él en 524 aC desde Tebas y fue engullido por una tormenta de arena. Sus tropas formadas por 50.000 hombres nunca han sido localizadas por los arqueólogos.

Día 4. Mar de Arena - Oasis de Siwa. Visitas en Siwa.

Tras el desayuno regresaremos a Siwa donde haremos la visita de la ciudad. Tiempo libre al finalizar donde se puede dar un agradable paseo por los palmerales.

Templo del Oráculo. Durante la antigüedad fueron muchos los viajeros que acudían a Siwa para consultar el oráculo de Júpiter, pero quizás fue la visita de Alejandro Magno la que inmortalizó el oráculo y el oasis. Hasta aquí llegó un joven Alejandro Magno antes de lanzarse a conquistar el imperio persa, confirmando lo que tanto deseó: ser reconocido como hijo de la divinidad. Solo entonces Alejandro partió para derrotar a Darío y más tarde continuó hasta el fin del mundo conocido, llevando la influencia helenística hasta la actual Asia Central.

Tumbas de la Montaña de los muertos. La montaña de la Muerte (Yebel Al-Mauta) contiene tumbas de la era Ptolemaica y más tarde romana, que permaneció ignorada por los exploradores del siglo XIX. Las tumbas fueron saqueadas por los romanos y más tarde reutilizadas, utilizándolas los habitantes del lugar como refugio durante los bombardeos italianos de 1940. Desde la cima de la montaña se disfruta de una bella panorámica de todo el oasis y alrededores.

Shali. La antigua ciudadela de Siwa, Shali, recibió su nombre en dialecto local una vez finalizada su construcción durante el siglo XII, tras un violento ataque beduino que no dejó más que cuarenta supervivientes en todo el oasis. La ciudad fortificada con casas de Karshif (barro salado y seco) poseía tres puertas de acceso y sirvió en el futuro como protección de los ataques de las tribus vecinas. Quedó abandonada en 1926, año en que la lluvia cayó sin cesar por espacio de tres días, haciendo inhabitable el lugar.

Los baños de Cleopatra. La fuente más famosa de Siwa “Ain Hamman” se conoce con el nombre de los baños de Cleopatra. Es una piscina circular abierta de claras y transparentes aguas verdes. La leyenda cuenta que Alejandro Magno sediento llegó al oasis y se refrescó en esta piscina muy frecuentada por Cleopatra.

Día 5. Oasis de Siwa - El Cairo.

Salida después del desayuno de regreso a El Cairo. Traslado al hotel y libre.

Día 6. El Cairo. Visita de la ciudad.

Después del desayuno saldremos para hacer varias visitas, una vez finalizadas quedará tiempo libre el resto de la jornada.

Sakara. Junto con la necrópolis de Tebas Oeste es la ciudad funeraria más extensa de Egipto. Se extiende a lo largo de 7 km de norte a sur junto al límite del desierto occidental, siendo la pirámide escalonada de Zóser el símbolo del complejo. Alrededor del recinto se levantan otras pirámides y las mastabas de los funcionarios y cortesanos, así como las fosas funerarias subterráneas de los toros Apis, los sepulcros de la época persa y las construcciones funerarias del Imperio Nuevo situadas junto a la pirámide de Unas.

Pirámides de Giza. Los problemas de construcción que tuvo el faraón Snofru en Dhasur probablemente indujeron a su hijo Keops a buscar un nuevo emplazamiento para su propia pirámide. El monarca se decidió por una meseta de 40 m de altitud situada al borde del desierto de Libia. Desde la IV dinastía las pirámides de Giza, destinadas a Keops, Kefrén y Micerino, son uno de los logros arquitectónicos más excepcionales de la historia de la humanidad y un símbolo de la cultura faraónica. De las Siete Maravillas de la Antigüedad, sólo las pirámides han sobrevivido al paso del tiempo. Junto con la Esfinge, que parece velarlas al pie de la meseta, continúan cautivando la imaginación del que las contempla, debido en gran medida a su forma a la vez sencilla y perfecta.

Khan el Khalili. El gran bazar artesano y turístico de la ciudad. Las inmediaciones de la mezquita de Hussein son las más visitadas por el turismo. Pero si se quiere salir de este bullicio dando un paseo, todavía se pueden encontrar calles de artesanía local menos transitadas. Varios de los cafés más famosos se encuentran en este lugar, como el Fishhawi.

Día 7. El Cairo. Vuelo Aswan. Visita de la ciudad.

Traslado al aeropuerto para salir en vuelo con destino Aswan. Asistencia a la llegada y salida para hacer las visitas de la ciudad. Traslado al hotel a la finalización y resto del día libre.

Aswan. Es la ciudad que entusiasma a los soñadores, viendo las puestas de sol al atardecer, dejando pasar el tiempo y disfrutando de las silenciosas imágenes que surcan el Nilo en el sur del país. Los alrededores de la gran urbe moderna de Aswan, la Syene griega, albergan una ingente cantidad de monumentos arqueológicos que atestiguan la importancia de lugar a lo largo de la historia. A comienzos del Imperio Antiguo se estableció allí, no muy lejos de los rápidos de la primera catarata, la frontera meridional del país y surgió así el primer momo del Alto Egipto, Tasetj. La isla Elefantina (egipcio, Abu, fortaleza de elefantes), sede de la administración hasta la época ptolemaica, albergaba el núcleo urbano y diversos santuarios. Por su favorable situación estratégica, Aswan se convirtió en punto de partida de expediciones militares al territorio nubio. Una parte importante del comercio con el sur se efectuaba también a través de Elefantina. Además de los bienes de importación, Aswan tenía productos naturales muy apreciados, como el granito rojo y las piedras duras que se extraían de las extensas canteras de la zona. Frente a Elefantina, en las montañas de Quebett el-Hawwa (orilla occidental) se encuentran las grandes tumbas rupestres de los monarcas y los funcionarios de los Imperios Antiguo y Medio.

Templo de Philae. El especial conjunto formado por los edificios sagrados de Philae le ha valido el sobrenombre de la “perla de Egipto”, refiriéndose al marco que la rodea. Esta pequeña isla ubicada al sur de Aswan alojaba una auténtica ciudad de los templos erigida en honor de la diosa Isis. En la década de los 70, durante el traslado de los santuarios a la vecina isla de Agilkia, se extrajeron de los cimientos cientos de bloques reutilizados indicativos de que la historia arquitectónica de Philae podría remontarse hasta las dinastías XXV/XXVI. La gran diosa madre Isis era tan popular que su culto pervivió en Philae durante más tiempo que el de cualquier otra divinidad del antiguo Egipto. El santuario no se clausuró definitivamente hasta el siglo VI por orden de Justiniano I y se reconvirtió en parte en una iglesia consagrada a San Esteban. Los monumentos más importantes que componen el recinto son el templo de Isis, la Puerta de Adriano, El Templo de Hathor y el gran quiosco de Trajano.

Museo Nubio. Consta de tres plantas donde se exhiben innumerables piezas arqueológicas de las diferentes épocas de la historia de Nubia que demuestran la larga tradición de los asentamientos nubios en la zona. Todos los períodos, desde la prehistoria hasta la época cristiana e islámica, están representados con piezas de gran valor histórico.

Paseo en faluca. Se hará un recorrido en faluca en las inmediaciones del río entre Elefantina, Kitchener e inmediaciones. La faluca era el barco tradicional utilizado en el Nilo para transporte de grandes cargas, son pocos ya los que se ven en el río para realizar estos trabajos. Subiremos a una ya adaptada para recorridos en el río en el que surcaremos el Nilo al atardecer. 

Día 8. Excursión por tierra a Abu Simbel.

Salida en el primer convoy que parte por tierra hasta Abu Simbel 04,00h. El convoy reúne a todos los coches de turistas que van a hacer este trayecto diariamente. La salida es a las 04,30 habiendo de estar antes para que la policía tome los datos de todos los vehículos que hacen el recorrido. En el primer y último vehículo subirá un policía, haciendo todos juntos el camino hasta el final, sin estar permitidas ninguna parada intermedia. Ningún vehículo puede sobrepasar al primero. La duración aproximada de este trayecto es de 2 horas y media.

Nota: la noche anterior hay que solicitar en el hotel la preparación del desayuno en una cajita o bolsa tipo picnic para llevar.

Gran Templo de Ramses II (Gran Templo del Sol). El recorrido por tierra permite disfrutar de la travesía que surca el desierto en vivos colores, llegando a uno de los monumentos más emblemáticos del país. Fue mandado construir por Ramses II a fin de dejar la huella de su enorme poder en tierras Nubias. A partir del año 1968 los templos de Ramses II y de Nefertari se desmontaron y trasladaron a un lugar a 200 metros de distancia y 64 metros más alto con relación al nivel del río, salvándolos del agua tras la construcción del embalse de Aswan. El lugar primitivo situado al pie de este mismo promontorio, quedaría anegado tras la construcción de la presa alta. 

La entrada del Gran Templo está presidida por las cuatro estatuas sedentes de Ramses II, con una altura de 20 metros y situadas en la ladera de la montaña. Desde allí, la mirada impasible del faraón dominaba la entrada de los viajeros que entraban a Egipto desde África. Ramses II mandó erigir este templo para que estuviera orientado estratégicamente y que los rayos del sol iluminaran el santuario, situado en el interior de la montaña, el día de su nacimiento y en el aniversario de su coronación.

Templo de Nefertari. Fue mandado construir por Ramses II en honor de su mujer Nerfertari y la diosa Hathor. En la fachada están esculpidas seis estatuas del soberano y su consorte de más de 10 metros de altura, que flanquean la entrada. En el interior, de acuerdo con la condición de santuario de Hathor, la sala contiene seis pilares con el rostro de la diosa. Las paredes están decoradas con diferentes imágenes de Ramses II presentando las ofrendas a los dioses.

Día 9. Aswan - Kon Ombo - Edfu - Luxor. Visita templo Luxor al atardecer.

Salida después del desayuno con paradas en Kon Ombo y Edfu para las visitas. A la llegada a Luxor visita del templo al atardecer y más tarde traslado al hotel.

Kon Ombo. El templo de Sobek y Haroeris domina el Nilo desde una pequeña colina. Es el único ejemplo egipcio de edificación monumental construida como una acrópolis. La parte septentrional está dedicada al dios halcón Haroeris, Horus el grande, y la parte meridional está consagrada al dios cocodrilo Sobek. Al sur del templo, una capilla de Hathor alberga momias de cocodrilos procedentes de la necrópolis cercana.

Templo de Edfu. Es el primer ejemplo auténtico de templo egipcio. Una sucesión de espacios cada vez más pequeños y oscuros que conducen finalmente al sagrario, de forma que solo al sacerdote y al faraón les estaba permitido llegar ante la presencia del dios.

Desde la Prehistoria hasta el Imperio Nuevo, está considerado la morada del dios halcón y en él se sucedieron diversas construcciones de culto. El aspecto grandioso se debe a Tolomeo III, que emprendió la reconstrucción del original para finalizarlo en el año 57 a. C. Elementos como el pilón, el pórtico de columnas, la primera sala hipóstila o la cámara del Nilo y el buen estado de conservación en el que se encuentran, hacen agradable la visita.

Templo de Luxor. (Tebas este). Lo que originariamente fue un templo de culto al dios egipcio más importante Amón-Ra, fue transformándose con el paso del tiempo para albergar el culto a otras deidades. Durante la época ptolemaica, se veneró a Serapis, un dios sincrético que aunaba la tradición egipcia con la griega. En la época romana se instaló una capilla en honor a Augusto, emperador que fue divinizado y posteriormente, cuando la legión romana convirtió el templo en una fortaleza+, albergó el culto a otras divinidades romanas.

En su fachada principal se encuentran dos estatuas sedentes de Ramsés II flanqueadas por un obelisco y el pedestal del que debería ser su gemelo, el que falta es el que actualmente vemos en la Plaza de la Concordia de París, donado por el gobernador egipcio Mehmet Ali en 1830 a petición del egiptólogo francés Jean François Champollion.

Día 10. Luxor. Visita de la ciudad.

Desayuno y visitas en la ciudad.

Luxor. Construida sobre la antigua ciudad de Tebas, Homero la bautizó como la ciudad de las cien puertas, por las entradas monumentales que accedían a los numerosos templos que tenía la ciudad. Está dividida en tres zonas: la ciudad propiamente dicha, el pueblo de Karnak, y las necrópolis y monumentos funerarios de Tebas, en la orilla oeste del Nilo. El conjunto forma un verdadero museo al aire libre que no tiene equivalente en ningún otro lugar del mundo.

Valle de los Reyes (Tebas oeste). Sólo el actual Valle de los Reyes permite descubrir el particular mundo de las tumbas pertenecientes a los soberanos de las XVIII y XIX dinastías. Al fondo de este valle, en la cima de la montaña Tebana, se alza una auténtica pirámide natural que contiene un número, desconocido hasta ahora realmente, de tumbas reales. Éstas se abren por turnos alternando cada año, con el fin de preservarlas del deterioro causado por la afluencia de público y realizar los trabajos de restauración.

Colosos de Memnon (Tebas oeste). La carretera pasa a escasos metros de los célebres colosos de Memnon, nombre en griego de Amenofis III. Estas dos grandes estatuas de cuarcita rosa representan el símbolo de la unión entre el Alto y el Bajo Egipto.

Deir el Bahri (Tebas oeste). En este lugar se erigió el colosal templo de Hachepsut, la única mujer que reinó como faraona y que, por tanto, fue enterrada en el Valle de los Reyes. El conjunto es obra del arquitecto Senenmut y se puede catalogar como uno de los más bellos y magníficos debido a su emplazamiento y originalidad. Su armonía reside en su construcción a base de diferentes terrazas, rampas y columnatas. 

Medinet Habu (Tebas oeste). El complejo de Medinet Habu fue el lugar escogido por Ramses III para edificar su templo jubilar y funerario, que más tarde fue utilizado como centro de administración de los sacerdotes de Amon. Es un edificio que por tamaño y complejidad sólo es superado por el templo de Karnak, habiéndose ganado merecidamente su visita. Anteriormente a que Ramses decidiera esta construcción, el lugar ya era sagrado para los fellahin, para los que continúa teniendo un significado mágico.

Karnak (Tebas este). El complejo monumental de Karnak unido antiguamente a Luxor por una vía flanqueada por esfinges, es amplísimo y de gran riqueza en templos. El sitio arqueológico cubre más de 250 hectáreas al norte del centro de Luxor y fue destinado a convertirse en morada de los dioses. Comprende tres recintos de templos separados. El más grande de ellos es el dedicado al dios Amon, una estructura lo bastante grande como para albergar diez de las mayores catedrales del mundo. La gran sala hipóstila es sólo una de las grandes joyas que contiene este incomparable recinto.

Día 11. Luxor. Vuelo El Cairo.

Desayuno. A la hora acordada traslado al aeropuerto para tomar el vuelo a El Cairo. Traslado al hotel y resto del día libre.

Día 12. El Cairo - España.

Traslado al aeropuerto y vuelo de regreso a España.

TASAS

Las tasas aéreas y locales no están incluidas en el precio de venta del viaje y es importante no confundir unas con otras.

Las tasas aéreas hacen referencia al precio del combustible, costes de seguridad, impuestos gubernamentales… Van incluidas en el billete y no se conoce el importe definitivo hasta que se emiten los billetes. Por esta razón, y antes de realizar el segundo pago del viaje, os comunicaremos el importe final de dichas tasas. Tasas: 230¤ (Importe sujeto a cambios hasta la hora de emisión del billete).

Las tasas locales (si las hubiere) se pagan directamente al tomar algún vuelo durante el viaje (vuelos internos por lo general) o en el aeropuerto de salida. Su importe lo fijan las autoridades aeroportuarias locales. Egipto no tiene tasas de salida al abandonar el país. 

Información sujeta a modificaciones

DOCUMENTACIÓN y SANIDAD

Documentación.

Pasaporte con validez 6 meses a la fecha de entrada y hojas libres. Es obligatorio que el pasaporte esté en buen estado y sin rotura alguna.

Para tramitar la reserva necesitamos copia escaneada del PASAPORTE en color

Visados. Es necesario visado para entrar en el país. Se puede tramitar a la entrada (25$) o bien con antelación on line www.visa2egypt.gov.eg.

Sanidad. 

No es obligatoria ninguna vacuna para entrar en estos países. Enlace al Ministerio de Sanidad.

Información válida para ciudadanos con pasaporte ESPAÑOL, otras nacionalidades consultar.

Información sujeta a modificaciones

Destinos por países