Cachemira y Ladakh

Después de un duro y largo invierno, las carreteras en Ladakh se liberan del hielo y la nieve durante los meses de junio hasta octubre. La región de Ladah se abre cada año al mundo exterior como si fuera la primera vez, encontrándonos con una región que podría ser como la que fue en su momento el Tibet antes de la invasión China. No en vano se le llama el “pequeño Tibet”, no solamente por su influencia tibetana, sino que geológicamente se situa en su misma meseta. Una meseta que se le considera la más alta y grande del mundo. En esta región la altura mínima alcanza aproximadamente más de 3.000 metros. Y una vez dentro de esta región los paisajes son extraordinarios, con marcados contrastes entre las tierras áridas de múltiples colores, los caudalosos ríos y las nevadas montañas.

En cualquier esquina en Ladakh y Cache mira podrás disfrutar del silencio, donde el tiempo se ha detenido. La gente de los pueblos de Ladakh son muy hospitalarias, donde siempre serás bienvenido, y donde más de una vez serás invitado a su humilde casa a tomar un té. También podrás disfrutar de la visita a los aislados monasterios, con su interior cargado de iconos budistas, libros de meditación, monjes orando, donde los rayos de sol que entran a su interior, se ven velados por los olores del sándalo, del incienso… Por lo contrario, en la bulliciosa ciudad de Leh, podrás sentir una mezcla de colores, olores, ruidos en los mercados y las calles, todo ello combinado con la altura de la ciudad (3.650 m). En resumen, un viaje al interior de un mundo inolvidable muy diferente del nuestro, y que ofrecemos a cualquier viajero que le guste disfrutar de fuertes sensaciones intimistas.

Paquetes turisticos por Cachemira y Ladakh

Rutas y circuitos por Cachemira y Ladakh